Moderna demanda a Pfizer y BioNTech acusándolas de infringir sus patentes de la vacuna contra la covid

·3 min de lectura
Los sueros de Pfizer-BioNTech y Moderna, en una imagen de archivo. (Photo: Marcos del Mazo via LightRocket via Getty Images)
Los sueros de Pfizer-BioNTech y Moderna, en una imagen de archivo. (Photo: Marcos del Mazo via LightRocket via Getty Images)

Los sueros de Pfizer-BioNTech y Moderna, en una imagen de archivo. (Photo: Marcos del Mazo via LightRocket via Getty Images)

La farmacéutica estadounidense Moderna ha anunciado este viernes que ha presentado una demanda contra las compañías Pfizer y BioNTech, acusándolas de haber infringido dos de sus patentes relativas a la tecnología empleada en las vacunas contra el coronavirus, conocida como ARN mensajero (ARNm).

Moderna asegura en un comunicado que cree que “la vacuna contra el COVID-19 Comirnaty de Pfizer y BioNTech infringe las patentes que Moderna presentó entre 2010 y 2016 que cubren la tecnología fundamental de ARNm de Moderna”. Por este motivo, la farmacéutica estadounidense ha presentado ambas demandas en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Massachusetts y el Tribunal Regional de Düsseldorf en Alemania.

Por otra parte, Moderna ha dejado claro que con esta acción judicial “no busca la eliminación de Comirnaty del mercado ni una medida cautelar contra ventas futuras”. Su objetivo tampoco es el de perseguir “daños monetarios en las ventas a los 92 países de ingresos bajos y medianos en el Compromiso de Mercado Anticipado de GAVI COVAX (AMC 92)”, es decir, en el marco del instrumento financiero del mecanismo Covax para compartir el suero con naciones con menor capacidad para adquirirlo.

Los argumentos de la compañía

“Presentamos estas demandas para proteger la innovadora plataforma de tecnología de ARNm en la que fuimos pioneros, invertimos miles de millones de dólares en su creación y patentamos durante la década anterior a la pandemia de COVID-19”, ha indicado el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel.

“Esta plataforma fundamental, que comenzamos a construir en 2010, junto con nuestro trabajo patentado sobre coronavirus en 2015 y 2016, nos permitió producir una vacuna COVID-19 segura y altamente efectiva en un tiempo récord después de la pandemia”, ha afirmado.

Bancel también ha señalado que “mientras trabajamos para combatir los desafíos de salud en el futuro, Moderna está utilizando nuestra plataforma de tecnología de ARNm para desarrollar medicamentos que podrían tratar y prevenir enfermedades infecciosas como la influenza y el VIH, así como enfermedades autoinmunes y cardiovasculares y formas raras de cáncer”.

Pfizer y BioNTech finalmente decidieron proceder con una vacuna que tiene exactamente la misma modificación química de ARNm en su vacuna que SpikevaxComunicado de Moderna

Además, en el comunicado de la compañía se esgrime que “cuando surgió el COVID-19, ni Pfizer ni BioNTech tenían el nivel de experiencia de Moderna en el desarrollo de vacunas de ARNm para enfermedades infecciosas y, a sabiendas, siguieron el ejemplo de Moderna en el desarrollo de su propia vacuna”.

Defienden desde Moderna que “Pfizer y BioNTech sometieron a pruebas clínicas a cuatro vacunas candidatas diferentes, que incluían opciones que se habrían alejado del camino innovador de Moderna”. No obstante, sostienen que “Pfizer y BioNTech finalmente decidieron proceder con una vacuna que tiene exactamente la misma modificación química de ARNm en su vacuna que Spikevax”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR