La moda del delivery llega al supermercado

J. Quirós
·4 min de lectura

El delivery ha permitido a muchos establecimientos mantener el nivel de ingresos durante los peores momentos de la pandemia. De hecho, muchos locales ‘de toda la vida’, más tradicionales, han empezado a adoptar el servicio de reparto a domicilio ante las restricciones impuestas a la hostelería. Ahora, el delivery ha dado un paso más allá.

La plataforma Deliveroo se ha asociado con cadenas como Sánchez Romero o marcas como Unilever para repartir más de 500 productos esenciales para el hogar. El consumidor valora poder hacer la compra online y recibir un producto en poco tiempo, sobre todo, en el contexto que vivimos actualmente. La compañía de entrega a domicilio se fija en los datos para establecer una previsión de la demanda y recibe semanalmente detallados informes que afectan a su oferta y demanda para identificar cambios en su pauta de consumo.

Glovo, por su parte, colabora en el nuevo servicio de supermercados Día, ‘Envío Express’. Esta nueva modalidad permitirá garantizar el reparto de productos desde sus tiendas hasta el hogar en menos de una hora y pondrá a disposición de los consumidores un amplio surtido de más de 1.000 productos de comida precocinada, además de bienes para la limpieza e higiene personal. Se calcula que más del 60% de la población española y el 90% de los hogares en las ciudades de más de 50.000 habitantes van a tener acceso a este servicio de envío ‘express’.

Empresas como Deliveroo o Glovo aportan rapidez de entrega y facilidad a la hora de pedir desde casa, aspectos muy valorados en la sociedad de la inmediatez.Getty Creative.
Empresas como Deliveroo o Glovo aportan rapidez de entrega y facilidad a la hora de pedir desde casa, aspectos muy valorados en la sociedad de la inmediatez.Getty Creative.

Los supermercados ya llevaban un tiempo ofreciendo la posibilidad de hacer la compra online, pero el número de personas que se han hecho habituales de este servicio ha aumentado este año. Durante los meses de confinamiento, las páginas de los supermercados estaban colapsadas de clientes que querían hacer un pedido por Internet para llenar la nevera sin exponerse al virus. Las ventas online de Sánchez Romero, por ejemplo, han pasado de suponer un 6% antes de la crisis a un 25% a día de hoy.

¿Qué ventaja aportan empresas como Deliveroo o Glovo? Sobre todo, rapidez de entrega y facilidad a la hora de pedir, gracias a las ‘app’ móviles. En los supermercados online, lo habitual es que las entregas se produzcan varios días después de haber hecho el pedido. Sin embargo, Deliveroo promete hacerlo en 30 minutos. Si cocinando echamos de menos un ingrediente, podríamos recibirlo y usarlo en el plato que estamos preparando, sin perder tiempo en desplazarnos hasta el supermercado.

El comercio de proximidad también nos necesita

El servicio de reparto a domicilio es una muestra de cómo los supermercados de toda la vida buscan formas de innovar y adaptarse a la nueva normalidad. La necesidad de fomentar las entregas rápidas responde a una adaptación a los nuevos hábitos de consumo de la población. Estos modelos de negocio son capaces de responder perfectamente a las necesidades de una sociedad caracterizada por el culto a la inmediatez.

Aun así, no podemos olvidar que se trata de un negocio rodeado de polémica por sus condiciones laborales. Los riders llevan años denunciando su precariedad laboral y reclamando derechos. Aunque el Tribunal Supremo falló el pasado mes de septiembre en favor de estos empleados, afirmando que eran falsos autónomos, todavía quedan miles de trabajadores por regularizar. Esto ha generado también la aparición de cooperativas de reparto a domicilio, una alternativa basada en la sostenibilidad y el compromiso social.

Estas cooperativas, aunque pueden no ser lo suficientemente grandes para atender los pedidos de los grandes supermercados, podrían adaptarse a los negocios locales. Muchos comercios de barrio,’ los de toda la vida’, ya habían adoptado un sistema para hacer pedidos a través de aplicaciones de mensajería como Whatsapp o Telegram durante la pandemia. Contar con una empresa que les aporte el servicio de entrega a domicilio podría beneficiar a muchas personas mayores, a todos aquellas con dificultad para desplazarse o a enfermos por cuarentena u otras razones. Una oportunidad de negocio para las cadenas de supermercados, pero también para el comercio de proximidad, tan dañado por la pandemia.

También de interés

Cooperativas de reparto a domicilio: la alternativa ética a las grandes empresas de delivery

¿Aprueban o suspenden los supermercados en medidas contra el coronavirus?

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias