Moby: "Para cuando la humanidad despierte y comprenda el problema, éste estará a punto de destruirnos"

·15 min de lectura
El cantante Moby. (Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)
El cantante Moby. (Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)

Moby arrasó en los años 90, cuando éxitos como Porcelain y Natural Blues llevaron a miles de jóvenes a bailar frenéticamente, agitar la cabeza y hacer cola para sus espectáculos en clubes y pubs de todo el mundo. Hoy, ha dejado de lado por voluntad propia su virtuosismo haciendo música electrónica para dedicarse con fuerza a un tema mucho más controvertido: la lucha contra el cambio climático, especialmente en lo que se refiere a la ineficiente, devastadora y excesiva industria de la carne y los lácteos. El momento no es tan bueno, pero aún podemos lograrlo, a partir de hoy.

El mundo ha cambiado, y Moby también. El músico Richard Melville Hall (Harlem, NYC, 1965), que en su día fue uno de los chicos malos del club de la escena rave underground de Nueva York de finales de los 80 y los 90, durante la cual vivió en primera persona el aburguesamiento de los sótanos vacíos y los almacenes abandonados donde la subcultura tecno se reunía para bailar y fumar crack en el Meatpacking District, llegó a un punto de inflexión en el que el bienestar del planeta -de todo el planeta- impuso su supremacía sobre aquellas interminables noches de euforia, fama, LSD, sexo y procrastinación. Fue una elección consciente. Y resulta extrañamente poético que una de las mayores preocupaciones de este activista y músico de 50 años, que tomó su nombre artístico de la obra maestra de su pariente lejano Herman Melville, Moby Dick, sea salvar los océanos, los animales de todo el mundo y, en última instancia, nuestro propio planeta de la dramática e implacable amenaza del cambio climático y la extinción humana -así de crucial. Durante las semanas anteriores a esta entrevista, la temperatura en el Valle de la Muerte alcanzó su récord histórico (54,4°C), los incendios incontrolados devastaron enormes terrenos en California, Canadá, Grecia, Italia, Turquía, Israel, Rusia, Chipre, Sudáfrica y la Patagonia, las inundaciones provocaron cientos de muertos y daños masivos en Alemania, España, México, Nueva York y Nueva Jersey, y el huracán Ida causó un caos en Nueva York como no habíamos presenciado desde el 11-S. Estos acontecimientos ponen objetivamente en aprietos a los negacionistas de la emergencia del cambio climático, pero lo cierto es que casi nadie está viendo lo que ocurre más allá de sus fronteras. Es algo común, dicen. Siempre hemos tenido incendios e inundaciones. Pero nunca con tanta frecuencia. Nunca en todos los lugares. Nunca al ritmo actual, imparable y devastador. Aun así, dice Moby, la gente quiere fingir que puede seguir viviendo como vive. Y no pueden.

(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)
(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)

Moby se ha vuelto discreto. Su cuenta de Twitter, en la que se define ingeniosamente como “el hijo adoptivo de John Waters”, está llena de pruebas de la emergencia del cambio climático y de la crueldad (e ineficacia) de la industria ganadera, desde informes de Naciones Unidas hasta noticias de la BBC, pasando por imágenes anónimas de las prácticas agrícolas y vídeos de elaboración propia en los que dibuja y explica con un lenguaje sencillo cómo el uso del gas, el petróleo, el carbón y la producción de carne y lácteos están literalmente destruyendo la Tierra. Sin embargo, no quiere que la cámara esté encendida mientras hablamos. No se trata de él; su cara no tiene nada que decir. Pero sus palabras sí. Sí, es cierto. Tal vez los humanos (o un tipo particular de humanos) son demasiado tercos para admitir que están equivocados. Tal vez son demasiado cómodos para renunciar a su estilo de vida. Tal vez no quieren creer que la vida de sus hijos y nietos estará en peligro cuando ellos ya no estén. Tal vez no les importe en absoluto. Todo se remonta al indestructible Titanic, una máquina tan perfecta que ni siquiera Dios podría hacer que se hundiera. Y aún así... El Titanic está bajo el agua, pero dejemos que la banda toque. Y dejemos que Moby, que todos luchemos por hacerlo flotar. Si gritamos y remamos lo suficiente en nuestros barquitos, es más probable que la gente de ahí fuera nos oiga y venga a rescatarnos. Y así los rescataremos a ellos también.

Todos sabemos lo que hay que hacer, sólo que no lo estamos haciendo. Estamos a punto de caer en un precipicio. Podríamos arreglarlo: tenemos que plantar trillones de árboles nuevos, acabar con el uso de la carne, los productos lácteos, el gas y el petróleo mañana mismo, y gastar cinco trillones de dólares en la construcción de unidades de secuestro de carbono. Para cuando la humanidad despierte y comprenda el problema, éste estará a punto de destruirnos

¿Cuándo oyó hablar por primera vez del cambio climático y cuándo se dio cuenta de que era un problema grave?

Creo que fue con el libro de Al Gore. Llevo muchos años trabajando con organizaciones medioambientales y recuerdo que hace unos 20 o 30 años, cuando se empezó a hablar del calentamiento global, nadie que yo conociera se lo tomaba en serio. La gente sólo hacía bromas. Recuerdo que en invierno muchos ecologistas decían que querían que se produjera el cambio climático porque así el invierno no sería tan frío. Por supuesto, ahora eso ha cambiado por completo.

Según la FAO, el proceso para que la carne llegue a nuestros platos es la causa número 3 del cambio climático (justo después del transporte y la electricidad), siendo responsable del 15% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. ¿Cómo podemos cambiar los patrones mentales de una sociedad cuya dieta se basa mayoritariamente en la carne de vacuno?

Casi todas las culturas basan su alimentación en la carne y los lácteos, y en ellas intervienen poderosos elementos familiares, de tradición, antropológicos y culturales. Eso hace que sea muy difícil intentar que la gente cambie, pero hay una forma muy práctica de hacerlo. Lo primero que hay que hacer es concienciar a la gente de que comer carne y lácteos destruye su salud, los océanos y la selva, que contribuye a las pandemias y provoca el cambio climático y la resistencia a los probióticos, lo que nos debilita para luchar contra las enfermedades. Si lo supieran, tal vez cambiarían sus dietas en consecuencia. Pero al final, todo se reduce a las subvenciones. Los gobiernos dan hasta un billón de dólares al año a la producción de carne y productos lácteos, ya sea directa o indirectamente para energía, carreteras, agua, soja o maíz. Si esos programas terminaran, el mundo sería un lugar muy diferente y mejor. Si una familia de cuatro personas pidiera comida en McDonald’s sin las subvenciones que reciben los ganaderos, pagaría cien dólares por su comida. Un litro de leche costaría unos 30 dólares. La solución más fácil para el cambio climático es simplemente deshacerse de las subvenciones, pero los gobiernos no quieren hacerlo porque la industria de las subvenciones es muy grande y está muy arraigada.

Una vez le preguntó a Al Gore (galardonado con el Premio Nobel de la Paz y autor de Una verdad incómoda) por qué no hablaba más sobre el papel de la agricultura animal en el cambio climático y dijo, precisamente, que era una verdad demasiado incómoda para la mayoría de la gente. ¿Cree que la razón por la que mucha gente sigue abrazando la negación es que simplemente se sienten más cómodos así?

Sí, pero también están los medios de comunicación. Leo muchos artículos sobre el cambio climático, y hablan del petróleo, el gas y el carbón, pero rara vez, o nunca, mencionan la carne y los lácteos. Cuando las Naciones Unidas organizan las conferencias de la COP, se los comen en el evento. Al Gore tiene razón: la mayoría de la gente no quiere mirarlo, ya sean periodistas, políticos, responsables de las políticas o consumidores. La gente quiere fingir que no tiene que cambiar, que el mundo seguirá adelante y ellos seguirán viviendo como lo están haciendo. Y como hemos visto, incluso en las últimas semanas, el mundo está cambiando de forma muy peligrosa y rápida. A estas alturas, si no tomamos medidas inmediatamente, la Tierra se volverá inhabitable para los humanos.

(Photo: Cortesía de White Paper By)
(Photo: Cortesía de White Paper By)

El vídeo musical de su canción Why does my heart feel so bad? aborda la deforestación masiva para plantar piensos, lo que aleja a los animales autóctonos, reduce la biodiversidad y provoca más emisiones de carbono. Hemos oído hablar de la agricultura y la ganadería sostenibles. ¿Es algo real o sólo un lavado de cara verde?

No son sostenibles. Tal vez sean un poco menos perjudiciales, pero eso es fácil porque en la actualidad las condiciones son terribles. La verdad es que la industria cárnica y láctea es un uso profundamente ineficiente de los recursos. Producir un kilo de carne de vacuno o de cerdo o de pollo siempre requerirá cientos y cientos de kilos de grano. Es un hecho cuantitativo. Aunque fuera más sostenible, seguiría siendo la industria más destructiva del planeta. Las corporaciones harán todo lo posible para proteger sus intereses. Es como cuando se habla de “carbón limpio” o de las llamadas “iniciativas de bosques saludables”, que implican la tala de árboles para dar la madera a las empresas papeleras. No es más que palabrería barata. Las empresas siempre mentirán para protegerse.

Hablando de deforestación, la selva amazónica (el pulmón del planeta) está siendo destruida por las agresivas políticas agrícolas de Bolsonaro, lo que es una clara señal de que la política es crucial para el cambio climático. ¿Cree que los partidos políticos le prestan suficiente atención? ¿Hasta qué punto es importante para sus votantes?

Me sabe mal decir esto, pero no hay un solo político en el planeta que se haya tomado en serio el cambio climático. El G7, el G8, todos ellos sabían lo malo que iba a ser, y no lo establecieron como una prioridad. Ahora hemos tenido la COP 21: hablan del tema pero no hacen nada. Casi todo el mundo asume que todo va a ir bien, pero si no arreglamos las cosas, no será así. Mucha gente joven lo entiende, pero los responsables políticos no. Cambiar las cosas a nivel del consumidor es mucho más fácil que a nivel político. Al final, Bolsonaro no va a entregar la selva a los ganaderos si la gente deja de comprar ganado. Ahí es donde los medios de comunicación y los productos y la información y las redes sociales se vuelven tan importantes.

Cambiar las cosas a nivel de consumo es mucho más fácil que a nivel político. Al final, Bolsonaro no va a entregar la selva a los ganaderos si la gente deja de comprar ganado

Incluso los objetivos de Naciones Unidas para 2030 y 2050 no son obligatorios para las empresas siempre que renuncien a sus incentivos económicos, y algunas de ellas están optando por hacerlo. ¿Qué opina de estas directrices? ¿Debería la normativa internacional ser más ambiciosa y concluyente?

A nivel mundial, la única preocupación de los políticos, de las empresas, de usted, la mía, la de todos, debería ser la lucha contra el cambio climático. Y no creo que la gente entienda realmente lo que está pasando. Como especie, nunca nos hemos enfrentado a este tipo de cosas, tan extendidas, definitivas y desafiantes. En este momento el mayor problema es lo que se ha hecho en el pasado y la retroalimentación que hemos creado. Imagina que hay una gran vía bajando la colina, y la colina se está empinando, y el camión va más rápido. No hay mucho que puedas hacer. Puedes discutir si deberías haber hecho las cosas de otra manera, pero la vía va a seguir aplastándote. El efecto albedo, que es la capacidad de las superficies blancas para reflejar la luz del sol, se está perdiendo a medida que el hielo y la nieve se derriten y desaparecen. El océano simplemente dejará de actuar como sumidero de carbono. Así que no vamos a ver una progresión suave del cambio climático. Estamos a punto de caer en un precipicio. Podríamos arreglarlo, pero aún no hay indicios de que los seres humanos entiendan lo que eso implica: plantar billones de árboles nuevos, dejar de usar carne, lácteos, gas y petróleo mañana mismo, y gastar cinco billones de dólares en la construcción de unidades de secuestro de carbono. Para cuando la humanidad despierte y comprenda el problema, éste estará a punto de destruirnos.

(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)
(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)

La carne vegetal (indistinguible del sabor de la carne animal) se está haciendo bastante popular y algunos laboratorios han desarrollado incluso carne animal sintética cultivando células musculares de animales. ¿Cree que esto se convertirá en algo común?

Si la humanidad sobrevive, miraremos hacia atrás el uso de animales para la alimentación con el mismo horror con el que miramos la homofobia, la esclavitud o fumar cigarrillos en los aviones. Hay tantas cosas terribles que hemos hecho como especie y de algunas de ellas aún estamos en proceso de deshacernos. Todas las empresas automovilísticas han aceptado ya que van a tener que dejar de utilizar gasolina para los motores de combustión. Las alternativas a la carne, ya sea a base de soja, de maíz o cultivada en laboratorio, tienen mucho margen de mejora a través de la tecnología y la innovación. Es una forma enorme de dejar de utilizar animales como alimento, ya sea por razones de salud, medioambientales, éticas o de asignación de recursos. De hecho, muchos multimillonarios están invirtiendo en alternativas a la carne porque saben que es el futuro.

¿Cuál es el papel de la responsabilidad individual en la lucha contra el cambio climático? ¿De qué manera podemos implicarnos en nuestra vida cotidiana como consumidores, ciudadanos y votantes?

Lo más fácil es dejar de utilizar la carne y los lácteos para alimentarse. Es mucho más fácil sustituirlos que un coche de gas o un horno de petróleo, aunque también deberíamos sustituirlos. Las empresas intentarán luchar contra nosotros, los políticos seguirán trabajando para las empresas y los medios de comunicación ignorarán en gran medida el problema. Pero en algún momento, las consecuencias serán tan abrumadoras que todos tendrán que cambiar. Lo trágico es que en ese momento no importará. Llevo doce años sobrio y muchos amigos míos que solían ser drogadictos se han dado cuenta finalmente de que también necesitan estar sobrios. Con el cambio climático, nada indica que vayamos a resolverlo a tiempo.

Las alternativas a la carne, ya sea a base de soja, de maíz o cultivada en laboratorio, tienen mucho margen de mejora. De hecho, muchos multimillonarios están invirtiendo en ellas porque saben que son el futuro

Joe Biden ha anunciado que Estados Unidos volverá al Acuerdo de París y ha anunciado un plan climático verde. ¿Cuál es su opinión al respecto?

John Kerry es un viejo amigo mío. Él y Joe Biden son buenas personas, y quieren arreglar las cosas, pero Biden también está contemplando un gran proyecto de infraestructuras que no será precisamente neutro en carbono. Incluso los políticos bienintencionados creen que esto se puede arreglar de forma gradual, y no es así. Están haciendo algunos cambios menores, pero a nivel global no está mejorando. Hará falta que grandes zonas del planeta se vuelvan inhabitables -Oriente Medio, grandes zonas de India, China, Estados Unidos y cualquier lugar cercano al Ecuador- para que los humanos se despierten y hagan algo al respecto.

(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)
(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)

¿Qué opina de movimientos civiles como Extinction Rebellion y Viernes por el Futuro?

Apoyo a cualquiera que esté dispuesto a salvar el único hogar que tenemos. Mi enfoque es buscar pruebas y estrategias para esperar hacer algo efectivo. Cuando era más joven, sólo quería gritar y tirar cosas, pero me di cuenta de que si quería resolver algo tenía que ser estratégico, lo que a veces significa hacer cosas que no me gustan, pero que funcionan.

Un reportero de la BBC calificó la acción de Extinction Rebellion como terrorismo -aunque nunca han hecho daño a nadie- y el viaje de Jeff Bezos al espacio recibió en un día casi tanta cobertura como las discusiones sobre el cambio climático a lo largo de 2020. Esto significa que los principales medios de comunicación dejan el cambio climático fuera de la conversación y son abiertamente agresivos con los activistas. ¿Cuánta responsabilidad asumen en este tema?

Es muy complicado. Los principales medios de comunicación son un negocio y, como tal, buscan mantener contentos a sus espectadores y lectores. Pero algunos consiguen ser muy responsables. The Guardian ha hecho un buen trabajo cubriendo algunos aspectos del cambio climático, especialmente la agricultura animal. La BBC a veces también lo ha hecho. Pero como dijo Al Gore, sigue siendo una verdad incómoda. La mayoría de los periodistas comen carne y productos lácteos y lo último que quieren hacer es escribir sobre su papel en las pandemias, el cambio climático y la deforestación. Y no quieren ser los que señalen con el dedo lo que la gente hace mal. Eso es algo de lo que se culpa a los activistas: etiquetamos a las compañías petroleras, pero algunos de ellos siguen conduciendo un coche de petróleo. Es casi demasiado fácil culpar a otros cuando la verdad es que cada uno de nosotros es responsable.

(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)
(Photo: Travis Schneider / Cortesía de White Paper By)

Ya hay muchas alternativas a los combustibles fósiles, sobre todo energías renovables. ¿Cree que vamos en la dirección correcta, y a tiempo?

Todos sabemos lo que hay que hacer, sólo que no lo estamos haciendo. Además de las medidas que he mencionado antes, tenemos que entender que el consumo constante de productos domésticos y el crecimiento del PIB pueden no ser compatibles con la salvación del planeta. En cuanto a si todavía estamos a tiempo, todavía no he oído a ningún científico del clima animarse. Ninguno de ellos cree que estemos en un buen momento.

Incluso los políticos bienintencionados creen que el cambio climático se puede arreglar por grados, y no es así. Hará falta que grandes zonas del planeta se vuelvan inhabitables - Oriente Medio, grandes zonas de la India, China, Estados Unidos y cualquier lugar cercano al Ecuador - para que los humanos se despierten y hagan algo al respecto

¿Qué pretendía transmitir con Reprise, su nuevo álbum?

En este momento no veo que hacer música esté relacionado con mi carrera. No es mi trabajo, es sólo lo que me gusta. Si sólo me centrara en el activismo, me volvería loco. Para mí, hacer música es casi una forma de encontrar consuelo al margen de todos los problemas. Es una forma de crear emoción y belleza, de bajar a la madriguera centrándome en el cambio climático y las pandemias y los movimientos democráticos. A veces necesito un descanso y la música es la mejor manera de hacerlo.

Una entrevista de Carmen Cocina publicada en White Paper By. Puedes leer más entrevistas como ésta suscribiéndote a la revista aquí

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente