No es un mito, sino una realidad. Los fondos ESG ofrecen mayor rentabilidad

·3 min de lectura

Comenzando por el desempeño en términos de rentabilidad, y analizando periodos de tiempo suficientemente amplios (8 años), claramente Europa se lleva la mejora sustancial de rentabilidad, ya que al tomar el 10% de las acciones con la mayor calificación ESG recompensaron a los inversores con un rendimiento superior al 12% anual, incluso si se tienen en cuenta los sesgos sectoriales. Según la herramienta de Investment Metrics Style Analytics, el factor que mayor contribuye a este desempeño superior es la simple inclusión de factores ESG, ya que el resto de los factores como capitalización de mercado, crecimiento de dividendos o rentabilidad del flujo de caja contribuyen significativamente menos.

En el caso de Estados Unidos, incluso antes de ajustar por sesgo sectorial, las carteras con un alto rating ESG muestran un desempeño superior del 40% en el periodo, y casi la mitad de este sucede tras la crisis de la pandemia. Una cuarta parte de este desempeño superior se explica por el sesgo sectorial, principalmente tecnología y otra cuarta parte por una medida de calidad entre las ganancias brutas y los activos.

Es por ello que no es de extrañar que los flujos a estas estrategias se anoten otro récord en agosto, lo que impulsa a que las gestoras estén lanzando una mayor cantidad de productos/estrategias ESG.

De acuerdo con datos de EPFR, los activos gestionados en más de 2.300 fondos de renta variable ESG en todo el mundo (que representan el 12% del total de fondos a nivel mundial) alcanzaron un total de 1,65 billones de dólares en AuM al cierre de agosto, el doble que hace un año y un crecimiento 3 veces superior al de los fondos que no integran factores ESG. En este crecimiento participan principalmente fondos activos, pero los pasivos han tomado fuerza desde la segunda parte del 2020, principalmente en mercados emergentes.

De esos 1,65 billones de dólares en activos bajo gestión en fondos de renta variable, EE.UU representa en torno al 34%, con una participación de la gestión pasiva ESG del 34%, cuando en Europa es de apenas casi el 29%.

En Renta Variable, 3 de cada 10 dólares invertidos en renta variable van a estrategias ESG. Y en cuanto a asignación sectorial se observa que a nivel global los fondos ESG están infraponderados en energía, aunque como comenta la analista de BofAS el sector no es tan marrón como parece, lo que es valorado en los fondos ESG de EE.UU. que aumentaron su exposición al sector energía de manera significativa en agosto. Mientras que tanto los fondos europeos y norteamericanos redujeron la exposición al sector tecnología.

BofAs presenta una tabla muy ilustrativa de la rentabilidad de los índices MSCI ESG y sus pares tradicionales, donde claramente en mercados desarrollados los índices ESG superan tanto en el corto como mediano plazo a sus pares tradicionales, pero la variación es significativa en Europa, donde incluso en el largo plazo (10 años) la diferencia es, en algunos casos, superior a 14 puntos porcentuales. De igual manera, en mercados emergentes la diferencia es importante a favor de ESG, con de 10 puntos porcentuales de diferencia a 5 años y casi el doble a 10 años, y buena parte de esta diferencia viene de la parte de Asia Pacífico, ya que en Latinoamerica el caso es contrario, con ESG obteniendo rentabilidad negativa mientras que los tradicionales positiva:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente