A la mitad de los europeos les importa la huella ambiental de sus compras

Los consumidores de la Unión Europea (UE) más conscientes de la necesidad de cuidar el medio ambiente son los de los países del sur (59 %) y los de Europa oriental (57 %). EFE/Alba Vigaray/Archivo

Bruselas, 28 nov (EFE).- El 56,8 % de los consumidores europeos dice tener en cuenta el impacto medioambiental que generan sus compras, es decir, la huella ambiental que ellos emiten como compradores, según cifras del Panel de Control del Consumidor 2019, una encuesta publicada este jueves por la Comisión Europea (CE).

Los consumidores de la Unión Europea (UE) más conscientes de la necesidad de cuidar el medio ambiente son los de los países del sur (59 %) y los de Europa oriental (57 %) mientras que los menos sensibilizados son aquellos de los Estados ubicados más al oeste.

Por otro lado, el informe evidencia que las condiciones de los consumidores mejoraron el último año y que los países del este y el sur redujeron la brecha que les separaba del promedio de la UE en esta cuestión, lo que se traduce en una menor desigualdad entre los compradores de las diferentes regiones europeas.

"Me complace ver que los consumidores son cada vez más conscientes de su huella ambiental al comprar", señaló la comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourová, quien también advirtió de que "se deben seguir mejorando las condiciones de consumo".

La eurocomisaria también animó a los clientes a "interactuar con comerciantes de confianza, conocer sus derechos y comprar de manera responsable ahora que se acerca la temporada navideña".

Otro de los datos que arroja el informe es el porcentaje de consumidores europeos que compran en línea, una cifra que aumentó en 2018 hasta el 60 % pero que presenta grandes disparidades entre los Estados europeos.

Así, mientras que en Dinamarca el 84 % de los habitantes compran a través de Internet, en Rumanía y Bulgaria sólo lo hacen el 20 %.

El Panel de Control del Consumidor se publica cada dos años y es el mayor instrumento de supervisión del entorno y las condiciones de los consumidores de la Unión Europea, Islandia y Noruega.