La mitad de los españoles desconocía antes de la covid que había antivacunas

·3 min de lectura

Madrid, 11 may (EFE).- Casi la mitad de los españoles, el 45 %, desconocía, antes de que se extendiera la pandemia de la covid-19, que existían grupos antivacunas, y hasta el 77 % dice haber recibido en el último año bulos sobre la vacunación.

De esta forma concluye el I Estudio sobre Bulos en Vacunas, elaborado por el Instituto #SaludsinBulos y Doctoralia, en colaboración con la Asociación Española de Vacunología (AEV, a partir de la encuesta realizada a más de 1.100 pacientes.

El informe, presentado este miércoles, advierte de la influencia de los grupos antivacunas en la percepción de la ciudadanía sobre las mismas y que ha provocado que aumenten en un 30 % las consultas médicas para solucionar las dudas generadas sobre sus efectos adversos, según el internista del Hospital Virgen de las Nieves, Manuel Menduiña.

Los bulos que los ciudadanos han recibido con más frecuencia son que con las vacunas se implantan microchips (53 %); que se modifica el ADN (35 %), o que poseen grafeno e incluso que atraen los metales (33 %).

También, otros bulos que han circulado son que las vacunas producen infertilidad -el 31 % de españoles lo ha recibido-, que son peligrosas durante el embarazo (el 31 %); que causan autismo (24 %) o que para su elaboración se usan células de fetos abortados (12 %).

"Los antivacunas se han podido posicionar muy bien en la agenda pública. Se les ha dado un eco tremendo que puede tener consecuencias o ha podido tenerlas en la vacunación", ha afirmado el coordinador del Instituto #SaludsinBulos, Carlos Mateos, quien ha incidido en que solo uno de cada tres pacientes ha consultado sus dudas con un especialista frente al 56 % que ha recurrido a internet.

El informe revela también que las web de organizaciones científicas son la principal plataforma a la que recurren los ciudadanos para solucionar las dudas (51 %), seguida de los medios de comunicación (43 %), páginas especializadas (37 %) y las redes sociales (27 %).

Los principales canales a través de los cuales circulan los bulos, según las respuestas de la encuesta, son los mensajes de whatsApp (43 %), los medios de comunicación (42 %) y las redes sociales (41 %).

"Los movimientos antivacunas son heterogéneos y surgen de la mano de la polarización social y política", según ha afirmado el vocal de innovación de la AEV, Luis Ignacio Martínez, quien ha alertado de que las noticias falsas se propagan "más lejos y más rápido" y del "interés económico que muchas veces subyace detrás".

La información sobre las vacunas que ha circulado durante la pandemia ha sido suficiente para la mitad de la población y excesiva para uno de cada cuatro de los encuestados para el estudio.

Más de la mitad, el 58 % de encuestados, considera además que los profesionales sanitarios han realizado una labor "clave" para combatir las noticias falsas.

"Aunque los antivacunas no han conseguido concienciar a la gran mayoría de la población, sí han llevado a que aparezcan dudas y el mensaje ha ido calando", ha asegurado Mateos, que ha instado a los médicos y a las administraciones a combatir la desinformación.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente