Una misteriosa enfermedad neurológica está mermando a los grandes felinos de Florida

José de Toledo
·3 min de lectura
Pantera de Florida. Foto: Getty Images
Pantera de Florida. Foto: Getty Images

Algo está afectando a las poblaciones de grandes felinos de Florida. Una misteriosa enfermedad neurológica ataca a los nervios de las patas de las panteras o pumas de Florida (Puma concolor couguar) y también a los linces rojos (Lynx rufus).

Que en los dos casos es mala noticia, pero en el de la pantera de Florida, es dramático. Esta subespecie está en serio peligro de extinción, y casi desapareció por culpa de la caza. Desde la década de 1970, que se comenzó una estrategia de protección, las poblaciones se han recuperado. Pero todavía están en peligro.

Bien, pero ¿qué es esta enfermedad? Pues es un caso interesante, porque sabemos qué daños provoca, pero no qué lo causa. Los felinos que sufren esta enfermedad, a la que han denominado leucomielopatía felina (FLM, por sus siglas en inglés), pierden fuerza en sus extremidades, especialmente en las patas traseras. Y claro, al no tener fuerza en las patas no se pueden mantener en pie, ni moverse o cazar. En casos extremos puede llegar a provocar parálisis parcial.

Y lo que es peor, los animales no mejoran. Una vez que una pantera de Florida o un lince rojo contraen la enfermedad y sufren los daños, la enfermedad ya no va a más, pero tampoco a menos. La enfermedad afecta a los axones, las largas “colas” de las neuronas. Y en concreto, a los axones de las neuronas a nivel de médula espinal.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

El problema, como ya hemos comentado, es que no se sabe qué causa la FLM. Lo único que se ha podido descartar es que sea genético, porque aparece en dos especies distintas de felinos. La primera opción es que se trate de un veneno, de un tóxico tipo pesticida o rodenticida – un matarratas, para entendernos – que esté generando neurotoxicidades en pumas de Florida y linces rojos. Como dato interesante, los felinos son los mamíferos que más problemas de neurotoxicidades presentan.

Pero no se ha encontrado ningún veneno. A todos los animales que se han podido estudiar, que sufrían FLM, se les ha realizado un análisis exhaustivo de tóxicos. Y no se ha encontrado ninguno. También es cierto que “todos los animales” no son muchos en número.

La segunda opción sería un virus, pero esto tampoco cuadra del todo. Una infección vírica provocaría inflamación, y los animales no sufren inflamación ninguna. Así que, casi con seguridad, podría descartarse. También podría tratarse de una neurotoxina generada por un alga, situación bastante común cuando se contaminan las aguas. Pero, de nuevo, no se han encontrado neurotoxinas en los animales afectados.

Así que, la opción que queda es que sea una enfermedad multifactorial. Que sea la suma de varios factores, o la acción combinada de dos o tres de ellos, los que estén provocando la enfermedad.

De momento, los expertos no quieren dar la voz de alarma. Pero están realmente preocupados, porque esta enfermedad puede suponer una amenaza muy seria para la subespecie, y si no se detecta el origen, una amenaza contra la que no se podría luchar.

Me enteré leyendo aquí

Más historias que te pueden interesar