La misión de la ONU en República Democrática del Congo corre el riesgo de una retirada anticipada

·5 min de lectura
© Moses Sawasawa / AP

El Gobierno de República Democrática del Congo (RDC) le pidió al portavoz de la misión de paz de Naciones Unidas abandonar el país. Lo culpan de avivar las tensiones entre la población y la ONU que han llevado a unas mortales protestas contra la presencia de la misión en la nación. La Organización lamenta la decisión y ahora discute con el Ejecutivo congoleño las posibilidades de su retirada anticipada. ¿A qué se debe el descontento del Gobierno hacia las fuerzas de paz de la ONU?

RDC le pidió al portavoz de la misión de paz de la ONU abandonar el país. Una decisión radical en el frágil contexto de seguridad del país, tomada en medio de unas violentas manifestaciones contra la presencia de los cascos azules, que han desencadenado en la muerte de 36 personas y más de 170 heridos en una semana.

La Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (Monusco) presente desde hace 22 años y con unos 16.000 efectivos sobre el terreno en el país africano, lamentó este jueves 4 de agosto "profundamente" la decisión del Gobierno congoleño de expulsar a su portavoz, Mathias Gillmann.

Su "presencia", según el ministro de Asuntos Exteriores congoleño, Christophe Lutundula Apala, no contribuye a "favorecer un clima de confianza mutua y serenidad" debido a unas declaraciones de Gillmann a la prensa que consideran "inoportunas".

En la carta, fechada a finales de julio, pero difundida el miércoles 3 de agosto por la prensa local, el Gobierno congoleño no aclara a qué comentarios se refiere exactamente, pero culpa a esas declaraciones de las crecientes tensiones entre la población del país y la Monusco.

De hecho, medios congoleños atribuyen el descontento del Gobierno a las declaraciones públicas de Gillmann sobre la falta de capacidad de la Monusco y de las Fuerzas Armadas del país para enfrentar al grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23), uno de los muchos que batallan en el este de la RDC y con amplia capacidad militar.

Para el Ejecutivo, la presencia del portavoz “no contribuye ni a la relación entre la Monusco con las instituciones y la población congoleñas ni al plan de transición para la salida definitiva de la Misión”, prevista para 2024.

El gobierno también se reunirá con la misión de la ONU para discutir las posibilidades de su retirada. En efecto, la misión ya se ha retirado de dos provincias de RDC: Kasai y Tanganyika.

¿Qué condujo a la expulsión del portavoz de la ONU?

El incidente de la expulsión ocurre tras una ola de protestas contra la Misión en varias ciudades del este del país, donde cientos de personas salieron a la calle para acusar a la misión de Naciones Unidas de ineficiencia en la lucha contra los grupos armados que operan en esa región.

Las movilizaciones comenzaron el 25 de julio, y en los siguientes días condujeron al asalto y saqueo de instalaciones de la ONU en Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte, antes de extenderse a otras localidades, y provocaron la evacuación de personal de las Naciones Unidas.

¿Por qué aumenta la desconfianza de República Democrática del Congo hacia las fuerzas de la ONU?

La misión de la ONU en RDC, un país rico en minerales y hogar de innumerables grupos rebeldes, es una de las más importantes y costosas del mundo. Pero su eficacia está siendo cuestionada por la población, sobre todo en la región de Kivu, donde los civiles son objeto de cobros extralegales violentos por parte de los grupos armados.

‘France 24 en francés’ entrevistó a Michel Luntumbue, investigador del Grupo de Investigación e Información sobre la Paz y la Seguridad (GRIP) y especialista en temas de seguridad de África para entender qué ha llevado a la crisis de confianza hacia los cascos azules.

“La inseguridad en Kivu data de la crisis de los refugiados desencadenada por el genocidio ruandés (del 7 de abril al 17 de julio de 1994)”, señala Lutumbue.

Hoy, “el este del país se enfrenta al resurgimiento de los rebeldes del M23, y el Estado congoleño acusa a Ruanda de sostenerlos. Esta rebelión, integrada por soldados amotinados de la comunidad ruandesa, lanzó una ofensiva en 2012 y tomó la ciudad de Goma. En ese momento -expone Luntumbue- se había establecido una brigada de la Monusco para prestar apoyo al ejército, lo que había permitido neutralizarlo”.

Después de casi una década de exilio en los países vecinos, un grupo reconstituido del M23 lanzó, desde marzo de 2021, varios ataques contra las bases del ejército.

El experto en seguridad africana explica que “esta nueva amenaza se suma a la multitud de grupos armados que ya están presentes en la zona y que cometen abusos, en primera línea con el ADF-Nalou, afiliado al Estado Islámico, responsable actualmente del mayor número de muertes de civiles” y obligando a casi 200.000 personas a huir de sus hogares.

Este empeoramiento de la situación de seguridad se produce en momentos en que la Monusco ha iniciado un proceso de separación con una reducción de sus tropas, previo a la salida del país prevista en dos años.

Para Lutumbue, existe “un cierto cansancio con respecto a esta misión que muchos ciudadanos consideran ineficaz. A ello se añade el sentimiento de frustración ante el desinterés de la comunidad internacional por la situación en el país. Los congoleños se consideran agredidos por Ruanda, pero lamentan que, a diferencia del conflicto entre Ucrania y Rusia, esta "agresión" no sea reconocida como tal y que Occidente siga haciendo negocios con Kigali (capital de Ruanda)”.

El este de la RDC está sumido desde 1998 en un conflicto alimentado por las milicias rebeldes y los ataques de los soldados del Ejército, pese a la presencia de la Monusco que no ha logrado estabilizar esta volátil región del país.

Con France 24 en francés, EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente