En medio de nuevos combates, misión del OIEA se dirige a la planta nuclear de Zaporizhia

·4 min de lectura
© Unión Europea/Copernicus Sentinel-2/Vía Reuters

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó este 29 de agosto que una delegación con sus mejores expertos “está en camino" a la planta nuclear de Zaporizhia, en un intento por proteger su seguridad. El anuncio fue hecho pese a que en las últimas horas se reanudaron los combates en las inmediaciones de la central. Aumentan los temores de que los enfrentamientos puedan generar una fuga masiva de radiación, el peor escenario.

Tras varios meses de intentos y cuando se intensifican los ataques en la zona, una misión de la ONU visitará la planta nuclear de Zaporizhia, por primera vez desde que inició la guerra en Ucrania.

“El día ha llegado. La Misión de Apoyo y Asistencia de Zaporizhia ya está en camino. Debemos proteger la seguridad de la instalación nuclear más grande de Ucrania y Europa”, anunció el director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, a través de su cuenta de Twitter.

Está previsto que el grupo del organismo de control nuclear de la ONU, conformado por 14 expertos, incluido Grossi, arribe la próxima semana a la planta.

La central de energía está bajo control ruso desde el pasado marzo, días después de que el Kremlin ordenara la invasión del país vecino, pero sigue siendo gestionada por expertos ucranianos, que han denunciado presiones por parte de las tropas extranjeras.

Se intensifican los combates alrededor de la planta nuclear de Zaporizhia

El anuncio de la OIEA se produjo justo cuando este lunes 29 de agosto se reanudaron las embestidas en las inmediaciones de la central atómica, enfrentamientos de los que Moscú y Kiev se han acusado mutuamente.

En las últimas horas, Ucrania informó de bombardeos en Nikopol, la ciudad al otro lado del río Dniéper desde donde se observa la instalación nuclear. Las autoridades locales señalaron que al menos una persona murió y otras cinco resultaron heridas.

En Enerhodar, también a pocos kilómetros de la planta, el alcalde Dmytro Orlov culpó a los bombardeos rusos de dejar al menos 10 residentes heridos.

“Aparentemente, (los rusos) han ensayado su escenario antes de la llegada de la misión del OIEA”, aseguró Orlov.

Además, este lunes el Ministerio de Defensa ruso señaló que su Ejército derribó un dron ucraniano cerca de la estación nuclear de Zaporizhia. Según la Administración de Vladimir Putin, no se produjeron daños graves y los niveles de radiación son “normales”.

Los alrededores de la central de energía nuclear más grande de Europa también fueron blanco de asaltos durante el fin de semana, tanto en el territorio controlado por Rusia adyacente a la planta a lo largo de la margen izquierdo del río Dniéper, como a lo largo del extremo derecho controlado por Ucrania, incluidas las ciudades de Nikopol y Marhanets, cada una a unos 10 kilómetros de la instalación.

El portavoz de la cartera de Defensa rusa, Igor Konashenkov, aseguró el domingo que las fuerzas de Kiev atacaron el lugar dos veces en 24 horas. “Un proyectil cayó en el área de la sexta unidad de potencia y los otros cinco frente a la estación de bombeo de la sexta unidad, que proporciona refrigeración a este reactor”, afirmó Konashenkov,

En los últimos días, ambas partes se han acusado de los constantes bombardeos que ponen en riesgo un “desastre radiactivo”, como lo describió el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

El pasado jueves 25 de agosto, la instalación, que tiene seis reactores, quedó desconectada por primera vez en su historia, como producto de un aluvión de bombardeos en el área. Sin embargo, un día después los expertos ucranianos que trabajan bajo la mirada de los militares rusos lograron restablecer el suministro de energía.

Las acciones que prevé el OIEA en la planta de Zaporizhia

El organismo Internacional de Energía Atómica indicó que su delegación evaluará "los daños físicos de la instalación, así como las condiciones al personal que trabaja allí y determinará la funcionalidad de los sistemas de seguridad y protección".

También "realizará actividades urgentes de salvaguardias", una referencia al seguimiento del material nuclear.

El OIEA informó el domingo que los niveles de radiación son normales y agregó que dos de los seis reactores de la planta estaban en funcionamiento y que, si bien aún no se había realizado una evaluación completa, los enfrentamientos recientes dañaron una tubería de agua, aunque ha sido reparada.

Pero en una guerra que corre en su séptimo mes, la noticia de una visita de expertos del organismo de control nuclear de la ONU difícilmente podría romper el pesimismo general, desde las aldeas de primera línea del conflicto hasta el suministro internacional de alimentos y la economía mundial.

Energoatom, la agencia de energía atómica de Ucrania, ha pintado una imagen funesta de la amenaza al emitir un mapa que pronostica dónde podría propagarse la radiación desde la planta de Zaporizhia.

Las autoridades ucranianas han alegado que Rusia esencialmente mantiene la planta como rehén, almacena armas allí y lanza ataques a su alrededor, mientras que Moscú acusa a Kiev de disparar imprudentemente contra la instalación. Las afirmaciones de ninguna de las partes han podido ser verificadas de forma independiente.

Con Reuters, AP y EFE