Misión de la OEA condena el uso desproporcionado de la fuerza pública en Colombia

Agencia EFE
·2 min de lectura

Bogotá, 4 may (EFE).- La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) condenó este martes el uso desproporcionado de la fuerza pública durante las protestas en el país, que dejan al menos 19 muertos y unos 800 heridos.

"La MAPP/OEA expresa su profunda preocupación y condena por los casos de uso desproporcionado de la fuerza pública que se han registrado en el marco de las movilizaciones y protestas que desde el 28 de abril se adelantan en el país", aseguró la Misión en un comunicado.

En ese sentido hizo un llamado urgente para que se investigue, judicialice y sancione a los responsables, y además rechazó "las acciones que involucran ataques de miembros de la fuerza pública contra la vida e integridad de quienes se manifiestan".

RECHAZAN ATAQUES CONTRA MISIÓN DE VERIFICACIÓN

Además repudió las amenazas y violencias contra miembros de la comisión multisectorial de verificación, encabezada por la Procuraduría General de la Nación (Ministerio Público) y la oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos (OACNUDH), ocurridos en la noche del lunes en Cali, capital del departamento del Valle del Cauca (suroeste).

La representante en Colombia de la OACNUDH, Juliette de Rivero, denunció disparos de la Policía contra una misión humanitaria que estaba en Cali verificando la situación por las protestas.

"Mientras dábamos seguimiento a situación de DD.HH. (en) Cali no hubo disparos directos contra equipo ONU Derechos Humanos. Sin embargo, otros miembros de la comisión recibieron amenazas y agresiones, así como disparos por parte de la policía, sin que nadie resultara impactado", informó De Rivero en Twitter.

Sobre estas agresiones y otras que han sido denunciadas por organizaciones civiles, la MAPP/OEA reiteró un llamado "a las autoridades a garantizar el derecho fundamental a la protesta pacífica" e insistió en "que toda acción de la fuerza pública debe enfatizar la observancia, protección y respeto de los Derechos Humanos".

Igualmente puso sobre la mesa la necesidad de un diálogo nacional en el que el Estado, los actores políticos y la sociedad civil recurran a la calma para la resolución pacífica de las diferencias en momentos de tensión y vandalismo.

"La MAPP/OEA viene adelantando labores de monitoreo a las movilizaciones en Cali y otras zonas del país, y se pone a disposición del Estado y de las organizaciones convocantes para generar puentes de entendimiento, que permitan poner fin a la crisis que ha cobrado la vida de colombianos y colombianas", manifestó.

Las protestas, surgidas en medio de una pandemia con graves consecuencias económicas para una buena parte de las familias colombianas, tuvieron como detonante una propuesta de reforma tributaria que ya ha sido retirada por el Gobierno, en el que renunció el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

(c) Agencia EFE