Las misas en Nicaragua se celebran con mascarillas y alcohol en gel por el COVID-19

Managua, 26 mar (EFE).- Un reducido grupo de católicos nicaragüenses acudió este jueves a la eucaristía celebrada en la Catedral Metropolitana de Managua en la que, además del rosario, usaron mascarillas y guantes como medidas de prevención frente a la pandemia del coronavirus COVID-19.

Los feligreses, además de las mascarillas y guantes, cargaron alcohol en gel e implementaron el distanciamiento social de más de un metro recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según constató Efe.

El feligrés Omar Dabul dijo a Efe que si bien asistió a la misa presencial por su fe, reconoció que "no es muy conveniente realizar misas donde se aglomeren muchas personas, para evitar el contagio".

Es de la opinión que la Conferencia Episcopal de Nicaragua debe suspender las misas presenciales "en algún momento, para prevenir" el contagio de "semejante pandemia".

ESPERAN ORDEN DE LA IGLESIA

Esa idea la comparte Angelina Trejos, otra de las pocas católicas que asistió a la eucaristía.

Observó que el templo es un referente, pero que la oración se puede realizar en un lugar íntimo y "tener esa cercanía con Dios".

"Si la Iglesia nos llama a hacer eso (no acudir a las misas), lo vamos a acatar", señaló Trejos a Efe.

Durante la misa y cada determinado tiempo, algunos feligreses se frotaban alcohol gel en sus manos, mientras mantenían una distancia apropiada entre ellos.

También sobresalió el uso de mascarillas entre los monaguillos que asistieron al sacerdote.

Los obispos de Nicaragua ordenaron a sus sacerdotes que a partir de hoy todas las celebraciones litúrgicas, incluyendo las dominicales y los oficios de Semana Santa, se podrán celebrar sin la presencia de fieles, aunque los templos y capillas del Santísimo Sacramento permanecerán abiertas.

TRADICIONAL VIACRUCIS FUE SUSPENDIDO

También invitaron a la feligresía a vivir cada celebración litúrgica uniéndose a los medios de comunicación de la Iglesia, que constantemente transmitirán dichas celebraciones.

Entre otros, el tradicional viacrucis penitencial que rememora las últimas horas de Jesucristo antes de ser crucificado, conocida como la "pasión de Cristo", fue cancelado por la Arquidiócesis de Managua como una medida preventiva frente a la pandemia.

El cardenal nicaragüense y arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, ha invitado a los fieles a seguir las meditaciones del viacrucis a través de los medios católicos.

Brenes, que también es presidente de la Conferencia Episcopal, dijo que las procesiones por la "pasión de Cristo" en el resto del país quedarán a discreción del párroco local y su consejo parroquial.

La Arquidiócesis de Managua también decidió celebrar la misa crismal, del Jueves Santo, solamente con los sacerdotes que renovarán sus promesas, y en vez del lavado de pies, se hará un lavado de manos.

En general, la Diócesis de Managua recomendó a las personas vulnerables al virus no participar físicamente en las celebraciones litúrgicas, sino seguirlas a través de los medios de comunicación o redes sociales.

Los católicos representan el 58 % de la población, según cifras oficiales.

NICARAGUA NO HA DECRETADO ALERTA NI RESTRICCIONES

Nicaragua ha confirmado dos casos de coronavirus, uno de ellos se encuentra en estado crítico, pero a diferencia del resto de países de Centroamérica no ha decretado ningún tipo de alerta o emergencia por la pandemia, ni ha ordenado la suspensión de las clases.

Tampoco ha restringido la entrada ni movilidad en el territorio a ningún viajero y ha dicho que no establecerá ningún tipo de cuarentena a los afectados.

Los nicaragüenses han decidido actuar por su cuenta con base en las recomendaciones de la OMS, porque consideran que el Gobierno no ha tomado medidas de prevención ante la pandemia, solamente de vigilancia.

(c) Agencia EFE