Mis confesiones: De pandillero promedio a educador

KK se unió a una pandilla en California, fue deportado de vuelta a Camboya tras cometer un delito. Pero en lugar de recurrir a sus viejas costumbres, KK encontró una manera de redimirse en la vida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente