Mira de qué están hechas las chucherías no las comerás más

Las chucherías y gominolas suelen encantar a los niños pero, ¿ya sabes de qué están hechas? Cuando le das a tu hijo una chuche, le estás dando en realidad un trozo de cerdo derretido, de cartílago, de huesos, de piel y de otros descartes de la industria cárnica además de todo el azúcar.

Las chucherías y gomitas hechas de descartes de animal vía https://www.instagram.com/p/BuoVutznUx8/

¿De qué están hechas las chucherías?

Las gominolas que no son veganas contienen lo peor de la industria de la carne, sus sobras. Así, las chucherías están hechas de piel, huesos y cartílago de burro, caballo, vaca y cerdo.

Estos descartes de la industria cárnica se disuelven y derriten lentamente en agua y dan lugar a la masa pastosa que, con mucho colorante y azúcar, se convierte en “deliciosas” chucherías que adoran tanto grandes como, sobre todo, los más pequeños.

Como las chucherías también incluyen pedazos de tendón de los animales, eso, sumado a la piel del animal aportan colágeno y, por lo tanto, también proteínas de origen animal.

Además de piel y tendones… ¡demasiado azúcar!

Te puedes imaginar a qué sabe una pasta rosa triturada y derretida de tendones, piel, huesos de distintos animales, ¿no? Pues para paliar ese horrible sabor… ¡llega el azúcar!

Nada menos que el 95% del caramelo es básicamente azúcar. Luego están los aditivos para conseguir la textura gomosa y el sabor y color matizado para que no sepa a azúcar puro.

Por cierto, las chuches de color rojo se consiguen chafando a unos insectos llamados ‘cochinilla’ y del color rojizo de su sangre al machacarlos, nace el colorante rojo que da ese brillante tono carmín a las gominolas y caramelos. Lo puedes encontrar también como E-120 en la lista de ingredientes.

La sangre de insecto se usa en las chucherías rojas vía Odisea

Lo mismo pasa con esas apetitosas gelatinas de colores que están en el supermercado, si no son veganas y provienen de la fruta, son descartes cárnicos con colorantes.

En este vídeo te muestran el proceso de creación de las chuches al revés:

 

Chucherías veganas y naturales

Por suerte, si no quieres que tus hijos coman los descartes de los cuerpos de los animales reconvertidos a chucherías, existen chuches veganas que no contienen gelatina ni otros ingredientes de origen animal.

Las chucherías veganas se elaboran con las pectinas provenientes de las frutas y, aunque tampoco es bueno comerlas siempre porqué tienen azúcar, por lo menos no llevan descartes, huesos, piel y otros desagradables componentes.

Igual que hay alimentos veganos que no lo parecen pero lo son, también hay chucherías comunes que son vegetales como por ejemplo los míticos ‘Palotes’ de fresa, el chicle maxiroll de Boomer o los ‘spaghetti’ de Haribo.

Tres chuches de toda la vida que son veganas vía Haribo – Boomer – Damel