El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok, renuncia tras semanas de no lograr un gobierno civil

·4 min de lectura

Tras exactamente 42 días de haber alcanzado un acuerdo con la junta militar en el poder en el país africano tras el golpe de Estado militar del pasado 25 de octubre, Hamdok no logró formar un gobierno civil. Su renuncia se produce tras masivas manifestaciones en contra de los militares y de su acuerdo con la junta.

Sudán vuelve a vivir una sacudida política este domingo 2 de enero. Seis semanas después de haber sido restaurado por la junta militar, el primer ministro, Abdalla Hamdok, anunció su renuncia al cargo. Seis semanas de intensas protestas contra los militares y las obstrucciones a la democracia.

"Decidí devolver la responsabilidad y anunciar mi renuncia como primer ministro, y darle una oportunidad a otro hombre o mujer de este noble país para ayudarlo a pasar por lo que queda del período de transición hacia un país democrático civil", dijo Hamdok en un discurso televisado.

El exprimer ministro, quien no explicó el porqué de su dimisión, se dirigió con afecto a "los hombres y mujeres jóvenes de los comités de resistencia" que convocaron las manifestaciones a favor de un Gobierno civil.

"Lo habéis hecho bien y vuestra firmeza fue inspiradora y dio forma a las características de un nuevo Sudán", aseguró Hamdok.

En cuanto a su acuerdo con los militares, el ex primer ministro explicó que lo firmó para intentar “llevar a las partes a la mesa de diálogo y acordar una hoja de ruta para cumplir el resto del período de transición".

Sin embargo, destacó que "el pueblo es la máxima autoridad soberana, y las fuerzas armadas son las fuerzas de este pueblo que cumplen sus órdenes".

Finalmente, reconoció en su discurso que "el país atraviesa un peligroso punto de inflexión que puede amenazar toda su supervivencia".

Su reununcia se produjo horas después de una nueva jornada de manifestaciones. Sin embargo, la noticia ya se predecía en las últimas dos semanas, caracterizadas por rumores que decían que las horas de Hamdok como primer ministro estaban contadas.

Su dimisión deja al país sumergido en la incertidumbre en un momento de intensa convulsión social y masivas manifestaciones contra la junta militar, a la que miles de personas en las principales ciudades del país le exigen devolver las riendas del país a un gobierno civil e instaurar una transición democrática.

Sudán atraviesa una ola de protestas a favor de un gobierno civil

La tensión en el país se ha visto exacerbada en los últimos días con denuncias de organizaciones de derechos humanos locales de que los militares han estado disparando munición real contra manifestantes en varias ciudades, con al menos 3 muertos solo en las protestas de este domingo.

El Comité de Médicos de Sudán, en pro de la democracia, dijo que una de las víctimas mortales había sido golpeada "violentamente" en la cabeza en una protesta en la ciudad de Jartum. Otro murió a causa de un disparo en el pecho en Omdurman. Además, decenas de manifestantes quedaron heridos.

También se llevaron a cabo protestas en otras ciudades, como Port Sudan y Nyala, en la región de Darfur.

El Comité de Médicos, una organización local que documenta la violencia de las fuerzas de seguridad en las protestas ha contabilizado ya 57 fallecidos en las manifestaciones contra el golpe del pasado 25 de octubre.

Según las Naciones Unidas, el mes pasado surgieron acusaciones de violencia sexual por parte de las fuerzas de seguridad contra las manifestantes femeninas.

El golpe de Estado, una muestra más de la inestabilidad política en Sudán

Sudán no ha logrado instaurar una democracia en su territorio tres años después de un levantamiento popular que llevó al derrocamiento de la dictadura de Omar al-Bashir en el año 2019.

Hamdok asumió en ese año el cargo de primer ministro con el objetivo de llevar a cabo una transición democrática del país. Sin embargo, el pasado 25 de octubre fue puesto bajo arresto domiciliario por los militares durante el golpe, para ser nuevamente reintegrado en el cargo el 21 de noviembre.

Ese día firmó un acuerdo con Al Burhan para formar un gobierno de tecnócratas sin la participación de los partidos y fuerzas civiles que protagonizaron las protestas que llevaron a la caída de Al Bashir y que propusieron a Hamdok en 2019 para el puesto.

La mayoría de estas fuerzas consideró el pacto como una traición del primer ministro y siguió participando en las manifestaciones en contra de los militares.

Sudán se enfrenta a la tarea de formar un parlamento interino de cara a las elecciones que están previstas para llevarse a cabo en 2023. En ellas, el liderazgo rotativo del consejo soberano presidido por el general Abdel-Fattah Burhan deberá transferirse a un civil.

Con EFE, AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente