El ministro de Sanidad español dejará su puesto al ser candidato socialista a la presidencia de Cataluña

·3 min de lectura
Salvador Illa llega al palacio de la Moncloa para asistir a una reunión del Consejo de Ministros, el 14 de enero de 2020 en Madrid

El ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, cara visible de la lucha contra el covid-19 en el país, será el candidato socialista a la presidencia de Cataluña en las elecciones regionales de febrero, anunció este miércoles su partido, y en consecuencia tendrá que renunciar a su puesto.

El catalán Illa, ministro de Sanidad desde enero de 2020 en el gobierno del socialista Pedro Sánchez, ha ganado mucha visibilidad como coordinador de la respuesta al nuevo coronavirus y por sus frecuentes apariciones en televisión para actualizar la situación sanitaria ante los españoles.

Pero el ministro de 54 años también ha sido muy criticado por la oposición de derecha por su "nefasta gestión de la pandemia", tal y como escribió en Twitter este miércoles el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea.

España es uno de los países europeos más golpeados por la pandemia, con más de 50.000 fallecidos y casi 1,9 millones de casos registrados.

Según la televisión nacional de España (TVE), la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, sustituirá a Illa como titular de Sanidad, aunque no se sabe todavía cuando será el relevo.

El Partido Socialista alabó en un comunicado su "trabajo incansable y determinante que ha venido desarrollando" ante la pandemia. La candidatura de Illa debía ser ratificada la tarde del miércoles por el Partido Socialista de Cataluña (PSC).

En las elecciones regionales del 14 de febrero, Illa reemplazará como candidato a presidente de Cataluña, región clave en el noreste del país con 7,5 millones de habitantes, a Miquel Iceta, anterior cabeza de cartel socialista.

Con esta figura de renombre, los socialistas buscan mejorar su resultado de las pasadas elecciones de diciembre de 2017, cuando obtuvieron apenas 17 de los 135 diputados del Parlamento catalán.

Esperan sobre todo aprovechar el descalabro del partido antinacionalista y de centroderecha Ciudadanos, vencedor de esos pasados comicios, pero cuya popularidad se ha desplomado en los últimos meses.

También buscan sacar crédito al hecho de que los diferentes partidos separatistas, con mayoría parlamentaria, irán a esta votación enfrentados y con grandes discrepancias por la estrategia a seguir tras el fracaso del intento de secesión unilateral impulsada en 2017 por el ejecutivo del expresidente Carles Puigdemont.

Los sondeos pronostican una renovada mayoría parlamentaria separatista, con una apretada lucha entre los dos actuales socios de gobierno: Juntos por Cataluña, de Puigdemont, e Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), cuyo líder Oriol Junqueras está encarcelado por los hechos de 2017 junto a otros ocho líderes separatistas.

"Illa representa la apuesta del PSC para ir a buscar los votos de Ciudadanos", pero "les hemos ganado (...) y lo volveremos a hacer", tuiteó este miércoles Junqueras.

Illa, de rostro serio y con anteojos de pasta negra, fue alcalde de su ciudad natal, La Roca del Vallés, entre 1995 y 2005, año desde el cual ocupó diversos cargos en el gobierno de Cataluña y en la alcaldía de Barcelona.

Licenciado en Filosofía, era el número dos de los socialistas en Cataluña desde 2016.

du/CHZ/pc