El ex primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, tendrá apoyos suficientes para gobernar

La prensa israelí certificaba la victoria del ex primer ministro, Benjamín Netanyahu, en las elecciones generales celebradas el martes, las quintas en tres años y medio.

No sólo ganó su partido el Likud, sino que sus socios ultraderechistas y ortodoxos han conseguido unos resultados históricos, como explica Yossi Zarifi, propietario de una cafetería en Jerusalén.

"(El ultraderechista Itamar) Ben Gvir es la sorpresa de las elecciones, esperaba subir pero no tanto (ha conseguido 14 escaños). Espero por la derecha (por el Gobierno de derechas), espero por el Estado de Israel que sea moderado, como dijo Ariel Sharon: "Lo que se ve desde aquí, no se ve desde allí", comentaba.

El bloque que apoya a Netanyahu obtiene una holgada ventaja, dejando en la oposición al bloque de centroizquierda del primer ministro en funciones, Yair Lapid.

Algunos israelíes celebran que se cierre un largo periodo de inestabilidad política.

"Estamos felices de tener una respuesta decidida. Y esperamos poder tener un Gobierno fuerte durante cuatro años", explicaba un joven.

Mientras, en los territorios ocupados se observa con inquietud el futuro del conflicto palestino-israelí.

Este mismo miércoles, un joven palestino ha muerto en Cisjordania por disparos del Ejército israelí, tras atropellar con su vehículo a un soldado, y atacarlo con un hacha en un puesto de control militar. El oficial "resultó gravemente herido".