Primer ministro holandés condena disturbios por medidas contra el covid-19

·2 min de lectura
Enfrentamientos con la policía al margen de las manifestaciones contra el toque de queda para contener el avance del coronavirus, en Eindhoven, Holanda, el 24 de enero de 2021

El primer ministro holandés, Mark Rutte, condenó el lunes los altercados y saqueos de la víspera en varias ciudades del país al margen de las manifestaciones contra el toque de queda para frenar el avance del coronavirus.

"Lo que mueve a esta gente no tiene nada que ver con manifestarse, es violencia criminal y vamos a tratarla como tal", advirtió Rutte, en una entrevista el lunes con varios medios del país.

"No tiene nada que ver con la lucha por la libertad. No tomamos todas estas medidas para divertirnos. Lo hacemos porque estamos combatiendo el virus y es el virus el que, por ahora, nos quita nuestra libertad", añadió.

"Si son tus amigos los que hacen esto, tus hijos, tu familia, pídeles que dejen de hacerlo", dijo Rutte, dirigiéndose a los holandeses que conozcan a personas que participaron en los enfrentamientos con la policía el domingo.

Se registraron incidentes en Ámsterdam, Eindhoven, La Haya, Breda, Arnhem, Tilbourg, Enschede, Appeldoorn, Venlo y Ruremond.

Las autoridades desplegaron un cañón de agua y perros policías en la Museumplein, una plaza del centro de Ámsterdam, donde se encontraban cientos de manifestantes, según la televisión pública NOS.

Al menos 100 personas fueron detenidas, aseguró el domingo en un comunicado la alcaldía de Ámsterdam, que calcula que se congregaron unos 1.500 manifestantes en la ciudad.

En La Haya, en el barrio de Schilderswijk, se produjeron varios incendios y un agente de la policía fue filmado cuando huía ante un grupo de manifestantes, según NOS.

En Eindhoven (sur), donde se congregaron varios cientos de personas, las fuerzas del orden usaron gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, informa la televisión regional Omroep Brabant.

El sábado entró en vigor en Holanda el primer toque de queda (21H00-04H30) en el país desde la Segunda Guerra Mundial, en el marco de la lucha contra la pandemia del covid-19, y estará vigente hasta al menos el 9 de febrero.

Los infractores se exponen a una multa de 95 euros (115 dólares).

Además de suscitar la oposición de algunos diputados, entre ellos el líder de la extrema derecha Geert Wilders, el toque de queda ha generado la ira de una parte de la población.

amo/es/zm