Primer ministro griego propone una reforma policial tras violentos enfrentamientos

·2 min de lectura
Manifestantes corren durante una protesta en Atenas, Grecia

ATENAS, 11 mar (Reuters) - El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, propuso el viernes una reforma de la policía en medio de las acusaciones de tácticas demasiado severas de parte de la fuerza para sofocar las protestas contra las políticas del Gobierno.

La paliza que la policía propinó a un hombre durante los controles para comprobar el cumplimiento de las restricciones del COVID-19 y los posteriores choques con los manifestantes han revivido los recuerdos de la violencia durante la crisis de la deuda que sufrió el país durante una década.

Las autoridades griegas están investigando las denuncias de violencia policial y un agente ha sido suspendido. Durante los enfrentamientos del martes, otro agente resultó gravemente herido.

El líder del partido de izquierdas Syriza, Alexis Tsipras, acusó al conservador Mitsotakis de buscar un estado policial y de tratar de desviar la atención del "flagrante fracaso" en la lucha contra la pandemia, con muchas zonas de Grecia aún confinadas.

"Estáis golpeando a las generaciones jóvenes en las universidades por la mañana y en los parques por la noche", dijo Tsipras. "Tenéis la audacia de afirmar que las protestas son la razón del curso de la pandemia".

En respuesta, Mitsotakis condenó las agresiones y acusó a Syriza de azuzar las protestas, diciendo que la violencia policial era un problema mundial y que Grecia no tenía un mal historial.

Mitsotakis propuso que los agentes de policía lleven cámaras corporales, así como una mejor formación y pruebas psicométricas para los nuevos reclutas.

Las protestas se tornan a menudo violentas en Grecia, que está saliendo de una profunda crisis financiera y social y ha sido criticada durante mucho tiempo por grupos de derechos humanos por sus duras tácticas policiales.

Un defensor del pueblo dijo esta semana que las denuncias de violencia policial habían aumentado a medida que crecía la frustración tras un año de restricciones de COVID-19.

Grecia se prepara para posibles nuevas protestas en medio de la preocupación por el estado de Dimitris Koufodinas, un militante de izquierdas que cumple varias cadenas perpetuas por asesinato y que lleva más de dos meses en huelga de hambre.

Las autoridades temen que su muerte desencadene una nueva violencia en las calles.

(Información de Renee Maltezou y George Georgiopoulos; editado en español por Michael Susin en la redacción de Gdansk)