El ministro de Exteriores británico pide a los fans LGTBI "respeto" y "flexibilidad" en Catar

Como estaba tranquila la escena política en Reino Unido, un incendio más, ahora con el ministro de Exteriores como protagonista. James Cleverly, recientemente nombrado por Rishi Sunak como jefe de la diplomacia británica, se ha ganado un aluvión de críticas dentro y fuera de las islas por sus declaraciones en relación al inminente Mundial de Catar.

En una entrevista reciente, Cleverly recomendó que los fans que acudan al país árabe sean “respetuosos con la nación anfitriona, una nación con una cultura diferente”, en relación a la presencia de aficionados del colectivo LGTBI.

La homosexualidad está penada en Catar y en los meses previos al Mundial se han conocido diversas políticas de escasa tolerancia por parte de sus autoridades nacionales. Como las declaraciones de uno de los responsables del torneo, que hace un año pedía a los fans homosexuales que evitasen “las demostraciones de afecto públicas”.

Sin embargo, el ministro aseguró que tras hablar con representantes cataríes, estos “estaban dispuesto a hacer concesiones para permitir que personas a las que normalmente perseguirían asistan al torneo”.

Por ello, Cleverly ha pedido “un poco de flexibilidad y compromiso por ambas partes” para lograr una especie de entendimiento que dé lugar a “una Copa del Mundo segura y emocionante”.

“Las autoridades quieren asegurarse de que los aficionados al fútbol estén seguros, protegidos y se diviertan. Y saben que eso significa que van a tener que hacer algunos compromisos en términos de lo que es un país islámico con un conjunto de normas culturales muy diferente al nuestro”, remató. Una especie de sé lo que quieras pero que no se sepa, básicamente, al que parece sumarse ahora el político británico.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR