El ministro David Frost renuncia y acrecienta las críticas hacia el gobierno de Boris Johnson

·3 min de lectura

El negociador británico del Brexit dio un paso al costado debido a las diferencias importantes con el primer ministro, sobre todo las nuevas medidas para apalear la nueva ola del coronavirus y el incremento de los impuestos. "Usted conoce mis preocupaciones sobre la dirección actual del viaje. Espero que avancemos lo más rápido posible hacia donde tenemos que llegar ", dijo en una carta. La oposición criticó duramente la gestión de Johnson, que sigue acumulando conflictos.

La esfera política del Reino Unido transita un momento de convulsión luego de que este sábado el negociador David Frost, un hombre trascendental en la constitución del Brexit, dimitiera del Gobierno de Boris Johnson.

Tanto las nuevas restricciones para frenar el avance del Covid-19, como el uso de mascarilla obligatorio en transportes y comercios y la implementación del pase sanitario, fueron las últimas diferencias que llevaron a Frost a abandonar su cargo. Hace tiempo que estaba en desacuerdo con decisiones del primer ministro en materia económica, sobre todo con la cantidad de impuestos que caen sobre el sector privado.

Frost fue una figura clave en las negociaciones con la Unión Europea y su presencia en el Gobierno era un sello de garantía para los miembros conservadores que no estaban seguro de separarse del ente continental. Con la variante Ómicron pisando fuerte el suelo británico, la salida del ministro supone un nuevo revés contra la golpeada dirección de Johnson.

“Usted conoce mis preocupaciones sobre la dirección actual de viaje”, manifestó Frost a Johnson en una carta publicada por Downing Street, dejando en claro que esta separación está vinculada a dudas sobre el gobierno y no sobre el Brexit.

“Espero que avancemos lo más rápido posible hacia donde tenemos que llegar: una economía empresarial con bajos impuestos, levemente regulada, a la vanguardia de la ciencia moderna y el cambio económico”, sentenció.

Además, aseguró que deben “aprender a vivir con el Covid” y pidió no ser “tentados por el tipo de medidas coercitivas” que hay en “otros lugares”, refiriéndose a resoluciones como la tomada por Países Bajos que reinstauró el confinamiento total.

El arquitecto principal de la estrategia Brexit de Johnson tiene la intención de desligarse del Gobierno en buenos términos y había acordado hacerlo en enero, pero al difundirse la noticia precipitó su dimisión.

Boris Johnson, sumido en los cuestionamientos

La renuncia de Frost fue un capítulo más en la seguidilla de acontecimientos negativos que sobrevuelan al primer ministro. Miembros del Partido Conservador advierten que el mandatario deberá mejorar su liderazgo para que la situación no sea más compleja.

Una lluvia de críticas cayó sobre él luego de que se difundieran videos del personal de Downing Street haciendo una fiesta en la Navidad de 2020, cuando en aquel momento estaban prohibidas.

Más grave fue la pérdida del escaño parlamentario de North Shropshire, en el oeste de Inglaterra, luego de que su partido cayera en las elecciones celebradas el pasado jueves, algo que aumentó la presión.

Otro sismo ocurrió el martes, donde casi 100 diputados conservadores desafiaron su autoridad al votar en contra de la introducción de los certificados Covid que promovió Johnson. Finalmente pudo ser aprobado gracias al aporte de los laboristas.

La partida de Frost, que hasta este momento lideró un intento de Londres para renegociar partes del acuerdo de divorcio con Irlanda del Norte, también oscurece el panorama en este sentido.

“Boris Johnson necesita dominarse, contarnos su plan para las próximas semanas y traer certeza para el pueblo de Irlanda del Norte desbloqueando el estancamiento sobre el protocolo”, arremetió Jenny Chapman, ministra de estado.

La oposición se levantó ante estos sucesos para criticar el ciclo de Johnson, a quien acusan de no estar a la altura del lugar que ocupa. Angela Rayner, ‘número 2’ del Partido Laborista escribió en su cuenta de Twitter que la renuncia de Frost demuestra que el Gobierno de Johnson es “un caos total”.

Entretanto, Layla Moran -portavoz de Exteriores del Partido Liberal Demócrata- consideró que la reciente dimisión es un síntoma del “caos y la confusión” de los conservadores. “Las ratas huyen del barco mientras Johnson tambalea de una crisis a otra. Hasta los leales seguidores lo abandonan”, añadió.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente