El ministro alemán del Interior reclama "controles inteligentes" en las fronteras de Schengen

Minister of Interior, Construction and Homeland Horst Seehofer. EFE/EPA/OMER MESSINGER/Archivo

Berlín, 4 nov (EFE).- El ministro alemán del Interior, Horst Seehofer, dijo este miércoles que los "controles fronterizos inteligentes" instituidos por Alemania hace un mes son un éxito y los propuso como estándar a adoptar en todas las fronteras del espacio Schengen.

"Las medidas intensivas en la zona fronteriza son necesarias y no podemos renunciar a ellas, sólo se podría pensar en ello si fuera posible establecer una protección efectiva en la frontera exterior" de la Unión Europea (UE), señaló el ministro en una rueda de prensa en Berlín.

Los controles reforzados en las fronteras germanas -en particular en el límite con Francia- fueron introducidos el pasado 6 de noviembre, como reacción al escándalo que causó la reaparición en Alemania de un mafioso convicto que había sido deportado al Líbano.

De acuerdo con el conservador Seehofer, en este periodo de tiempo la policía alemana ha aprehendido en la frontera a 178 personas a las que se les había prohibido la entrada en el país, así como otras 248 que estaban en busca y captura.

"Un número tan alto de personas ya deportadas pone de relieve la gran necesidad de actuación a escala nacional y a escala europeas," declaró el ministro.

En un mensaje a la Comisión Europea (CE) y a los Estados miembros, Seehofer reclamó "más ayuda en la protección de la frontera [exterior] y en la dirección de flujos migratorios," ofreciendo personal y medios técnicos alemanes para los países de la Ruta de los Balcanes.

Los controles reforzados también han demostrado ser efectivos para combatir la migración secundaria dentro la Unión, defendió Seehofer, que aspira a eliminar flujos de solicitantes de asilo entre diversos países europeos.

El ministro volvió a incidir además en su propuesta para un sistema unificado de asilo que dirima en la frontera exterior de Europa qué país es responsable de cada solicitud, calificándola de "más urgente que nunca".

Según el plan de Seehofer, las personas cuya necesidad de protección no quede probada serán devueltas directamente al país de origen desde la frontera europea por parte de la agencia fronteriza Frontex.

El ministro se declaró "confiado" en la buena acogida de su proyecto y explicó que espera que las conversaciones con otros Estados y con la CE den sus frutos "a más tardar" cuando Alemania asuma la presidencia del Consejo Europeo.