La ministra de Trabajo de Chile renuncia en pleno debate de la reforma de pensiones

Agencia EFE
·3 min de lectura

Santiago de Chile, 7 abr (EFE).- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aceptó este miércoles la renuncia de la ministra de Trabajo, María José Zaldívar, encargada de liderar el trabajo por una reforma de las pensiones, y nombró en su lugar al diputado Patricio Melero, del partido oficialista Unión Demócrata Independiente (UDI).

La ya ex secretaria de Estado, que tomó la cartera en octubre de 2019, alegó motivos personales para renunciar y hace unos meses anunció que quiso dejar el cargo, según divulgaron algunos medios locales, siendo entonces persuadida por el presidente para continuar.

Su salida se produce en un momento en el que la reforma de las pensiones sigue estancada en el Congreso, mientras que fueron aprobados dos retiros anticipados del 10 % de los fondos previsionales para aquellas personas que lo necesitan para aliviar la crisis económica generada por la pandemia.

Durante el acto de nombramiento del nuevo ministro, Piñera dijo haber sido "testigo privilegiado del sentido del deber, compromiso y entrega" con el que Zaldívar ha enfrentado sus tareas.

Entre ellas, "su infatigable esfuerzo para sacar adelante la reforma de pensiones, para mejorar los beneficios de millones de actuales y futuros pensionados y sentar las bases de un sistema previsional más justo, más solidario y con mejores pensiones", agregó el mandatario.

Zaldívar, por su parte, dijo ser consciente de que "hay inquietud respecto al destino de la reforma previsional", pero quiso comunicar a la ciudadanía que "la prioridad" es ese proyecto.

Por su parte, el ahora ministro del Trabajo y Previsión Social, Patricio Melero, declaró tener "vocación de entendimiento y no de enfrentamiento", adelantando que su gestión tendrá como prioridad la recuperación del empleo y la búsqueda de acuerdos para sacar adelante la reforma al sistema previsional.

Piñera destacó el "espíritu dialogante, republicano y constructivo" del nuevo ministro y le encargó como principales tareas continuar con la reforma previsional y la ley de sala cuna universal, entre otras.

Melero, reconocido como uno de los militantes duros de la derecha chilena, fue alcalde designado de la comuna de Pudahuel en Santiago durante la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) y ocupó un asiento en el Congreso Nacional desde 1990 por un distrito capitalino.

Su nombramiento, celebrado por el oficialismo que destacó su experiencia en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, ha causado múltiples reacciones a lo largo del espectro político chileno.

"El diputado Melero, así como otros diputados de nuestro partido, son personas que, teniendo trayectoria, pueden desempeñarse en cualquier cargo", declaró el presidente de la UDI, Javier Macaya, a medios locales.

Por su parte, Jorge Brito, diputado de la opositora Revolución Democrática, dijo a un medio local que Melero "se ha opuesto a cada uno de los cambios que han ido en beneficio de quienes trabajan y es lamentable".

Se trata del decimocuarto cambio que realiza Piñera en su actual Gobierno desde que asumiera el 11 de marzo de 2018 y sólo dos de sus ministros permanecen en el mismo cargo en el que empezaron: la titular de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, y el titular de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín.

(c) Agencia EFE