Ministerios indonesios prohiben contratar a mujeres embarazadas, homosexuales o discapacitados

Una doctora le hace una ecografía a una mujer embarazada el 3 de agosto de 2016 en una clínica sin ánimo de lucro en Sukadana, Indonesia

Varios ministerios indonesios están prohibiendo la contratación de mujeres embarazadas, discapacitadas o lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales a favor de solicitantes considerados como "normales", dijo el Defensor del pueblo el viernes.

La discriminación contra los homosexuales y transexuales aumentó considerablemente durante los últimos años en Indonesia, archipiélago del sudeste asiático de unos 260 millones de habitantes, mayormente musulmanes. También prevalece el sexismo en el lugar de trabajo.

Los ministerios de Defensa y Comercio, así como la Fiscalía general (AGO) discriminan a los candidatos en sus anuncios de trabajo, afirmó el Defensor del pueblo de Indonesia, Ninik Rahayu, al término de una investigación.

"El ministerio de Defensa prohíbe que las mujeres embarazadas soliciten un trabajo, mientras que la AGO y el ministerio de Comercio prohíben hacerlo a las personas transgénero", explicó Ninik a la AFP.

"La AGO incluso hizo una declaración hiriente que decía +sólo aceptamos a la gente normal+", añadió. "Prohibir que las personas soliciten un trabajo simplemente porque son transexuales no es aceptable y es una violación de los derechos humanos", añadió.

El Defensor del pueblo pidió a los ministerios que revocaran sus políticas de contratación, pero, hasta ahora, sólo el de Comercio cumplió con el pedido, dijo Ninik, añadiendo que su oficina notó este año, por primera vez, la discriminación.

El jueves, un portavoz de la AGO dijo a los reporteros que la institución prohibió la contratación de solicitantes homosexuales y transexuales a favor de candidatos "normales".

En el sitio web de la AGO, se dice que los solicitantes de empleo no deben ser daltónicos, ni física o "mentalmente" discapacitados. No deben tener "trastornos de orientación sexual (transexual) ni ser homosexuales".

Las restricciones equivalen a una "política basada en el odio", precisó por su parte Usman Hamid, director ejecutivo de Amnistía Internacional en Indonesia.

"Indonesia debería tratar de reclutar a los mejores y más brillantes candidatos para su administración pública, sin aplicar restricciones arbitrarias y odiosas", añadió, pidiendo a los respectivos ministerios que se deshagan de las reglas.

"Esto va en contra de la Constitución de Indonesia y de sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los derechos humanos", resumió.