Más de ocho millones de evacuados en Japón por la llegada de un tifón "sin precedentes"

·3 min de lectura
Tifón en Japón. (Photo: Europa Press/Contacto/ESA - Archivo)
Tifón en Japón. (Photo: Europa Press/Contacto/ESA - Archivo)

Tifón en Japón. (Photo: Europa Press/Contacto/ESA - Archivo)

Al menos nueve millones de personas de 3,7 millones de hogares han recibido la orden de evacuación en el sur y el oeste de Japón debido a la llegada del tifón ‘Nanmadol’, una tormenta “sin precedentes”, según las autoridades niponas.

Las órdenes de evacuación afectan concretamente a las regiones de Kiushu, Shikoku y Chugoku, donde al menos dos personas han fallecido y varias decenas han resultado heridas.

Según las autoridades de la ciudad de Miyakonojo, en la prefectura de Miyazaki (sur), una brigada de Bomberos ha localizado en el interior de un vehículo el cuerpo sin vida de un hombre. En la prefectura de Fukuoka, las autoridades han confirmado el fallecimiento de un hombre que trataba de refugiarse del temporal, informa la agencia Kiodo.

“Tormentas sin precedentes, olas altas y marejadas ciclónicas”

El tifón ha tocado tierra en el sur de Japón y ahora se desplaza hacia el norte del país, poniendo en peligro a gran parte de la población japonesa. De hecho, en torno a 9,5 millones de habitantes han sido evacuados.

Además, ya se han registrado cortes de electricidad en al menos 300.000 hogares y se han cancelado más de 700 vuelos. Los servicios de trenes se han suspendido.

El tifón podría traer “tormentas sin precedentes, olas altas y marejadas ciclónicas”, según ha detallado la Agencia Meteorológica de Japón en un comunicado, que ha alertado del inminente peligro de inundaciones, crecidas de ríos y deslizamientos de tierra.

En concreto, en la isla de Kiushu, se esperan registros de lluvia desde los 400 hasta los 600 milímetros en apenas 24 horas. En las prefecturas de Tokai y Kinki ―ambas en el centro de Japón, se esperan lluvias de 300 y 250 milímetros, respectivamente.

El primer ministro ha aplazado su viaje a la cumbre de la ONU

El primer ministro, Fumio Kishida, ha instado a las autoridades a evaluar los daños “lo más rápidamente posible”, con “un sentido de urgencia”, para tratar de responder a la emergencia y ayudar a los damnificados. Kishida ha aplazado hasta el martes un viaje a Nueva York, donde tiene previsto participar en los actos con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Las autoridades locales han emitido una alerta de Nivel 5, la más alta de la escala de alerta de desastres japonesa, tanto en Kiushu como en las prefecturas de Kagoshima y Miyazaki. En estas dos últimas zonas se ha alertado a más de 110.000 personas de 55.000 hogares.

Esté atento a deslizamientos de tierra, inundaciones de tierras bajas, crecidas de ríos e inundaciones

La tormenta ha tocado tierra cerca de la ciudad de Kagoshima, en la isla de Kiushu, sobre las 19.00 horas del domingo (12.00, hora peninsular española). Después continuará su ruta hacia Chugoku, en el oeste de Japón a una velocidad de unos 20 kilómetros por hora.

“Tenga mucho cuidado con las tormentas, las olas altas y las marejadas ciclónicas. Además, es probable que el sur y el norte de (la isla de) Kiushu se experimenten lluvias torrenciales récord, así que esté atento a deslizamientos de tierra, inundaciones de tierras bajas, crecidas de ríos e inundaciones”, han advertido las autoridades japonesas.

Rachas de viento de hasta 250 kilómetros por hora

No obstante, aunque el tifón, el 14º de esta temporada en la región, se había debilitado a las 3.00 horas (hora local) del domingo, aún existe la posibilidad de rachas de 250 kilómetros por hora, según ha informado la agencia Kyodo. Ya se han registrado vientos de hasta 156 kilómetros por hora en la isla de Yakushima.

Además se ha sumado la alerta de tsunami emitida por la Agencia Meteorológica de Japón para la parte sur de la isla de Okinawa por el terremoto registrado en Taiwán.

En concreto la Agencia ha advertido de un incremento del oleaje en las zonas de Miyako y Yaeyama de la prefectura de Okinawa, aunque finalmente se ha levantado la alerta tras constatarse que no ha habido crecida.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR