Miles de plantas rodadoras sepultan varios vehículos y obligan a cortar una carretera en Washington

El estado de Washington se ha visto sorprendido en las últimas horas por un extraño suceso que ha obligado a echar el cierre a una carretera en la víspera de Nochevieja.

El fenómeno se produjo en la vía SR 240, a unos 30 kilómetros al oeste de la ciudad de Richland, cuando el fuerte viento que soplaba en la zona arrastró miles de plantas, aparentemente secas, hasta la carretera.

Varios conductores transitaban por la SR 240 en el momento en que las plantas invadieron la calzada y se vieron obligados a detener sus vehículos por la poca visibilidad.

Los viajeros quedaron sepultados durante horas en sus coches y camiones bajo grandes cúmulos de estas plantas, que en algunos casos alcanzaron entre 6 y 10 metros de altura.

Los servicios del Departamento de Transporte del estado trabajaron durante muchas horas para despejar la carretera, que estuvo cerrada durante 10 horas hasta que fue reabierta a las 4:30 de la mañana del miércoles.