Miles de manifestantes en Madrid contra festejo del "Toro de la Vega"

1 / 2
Manifestantes contra el festejo del Toro de la Vega en Madrid el 12 de septiembre de 2015

Entre gritos de "¡Abolición!", miles de personas se manifestaron este sábado en Madrid para denunciar la "crueldad" del Toro de la Vega, un festejo español de origen medieval en el que se lancea un astado hasta la muerte.

"Es una de las mayores crueldades que puede haber en el siglo XXI", decía a la AFP Nacho Novoa, un administrativo de 59 años que viajó durante más de cuatro horas en automóvil con su mujer y su hija desde Alicante, en el este, para participar en la protesta.

"Es un atraso terrible y tenemos que conseguir que se suprima", añadía.

Celebrado todos los años en septiembre en la localidad castellana de Tordesillas, en el centro del país, este festejo, surgido en 1453 y herencia de los juegos taurinos medievales que existían en España antes de la aparición de las corridas en el siglo XVII, es denunciado todos los años por los defensores de los animales.

En él cientos de personas armadas con lanzas persiguen a caballo y a pie a un toro bravo por las callejuelas de la ciudad fortificada hasta que cruza un puente sobre el río Duero y llega a los campos cercanos donde se le da la muerte.

"Es muy cruel, el toro sufre muchísmo", fustigaba entre la multitud Sonia Hernández, secretaria de dirección de 28 años.

"Es una absoluta tortura, algo que está desfasado. El país tiene que evolucionar, esto no puede ser una tradición en nuestros tiempos. España necesita más respeto a los animales", agregaba.

Congregadas en la emblemática Puerta del Sol madrileña y rodeadas por miles de manifestantes, decenas de personas vestidas con las camisetas blancas del Partido Animalista (PACMA), organizador de la protesta, realizaron el ya tradicional acto simbólico de "romper una lanza" por Rompesuelas, el astado que el próximo martes debe ser alanceado en Tordesillas.

"¡Rompesuelas inocente! ¡Rompesuelas inocente!", coreaban los manifestantes, muchos acompañados por sus mascotas.

Exigiendo al gobierno del conservador Mariano Rajoy que ponga fin al Toro de la Vega, enarbolaban pancartas en las que se leía "La tortura no es cultura", "Gustas ver sufrir ¿Qué decir de ti?" o "España, civilizada, no inculta y sanguinaria".

Las manifestaciones contra la tauromaquia se multiplicaron en los últimos años en España donde dos regiones, Cataluña y Canarias, prohibieron las corridas de toros.