La tensión política en Irak salta a la calle entre temores de choques violentos

·4 min de lectura

Bagdad, 1 ago (EFE).- Miles de iraquíes salieron este lunes a las calles en Bagdad y otras ciudades del país para manifestarse en contra y a favor de la ocupación del Parlamento por parte de los seguidores del clérigo y líder político Muqtada al Sadr, entre los temores de que la inestabilidad política acabe degenerando en violencia.

La manifestación que más preocupación causó tuvo lugar en la capital, donde el Marco de Coordinación, la alianza política liderada por partidos chiíes proiraníes que se disputan el poder con el Bloque Sadrista y sus aliados, convocó a sus seguidores para mostrar su rechazo a la toma del Legislativo.

Más de 5.000 personas se concentraron frente a un puente que da acceso a la Zona Verde, el área fortificada de la ciudad donde se encuentran la mayoría de instituciones del Estado, incluido el Legislativo, y embajadas.

Una fuente de seguridad de Bagdad explicó a Efe que algunos de ellos comenzaron a instalar tiendas de campaña con el objetivo aparente de llevar a cabo una acampada indefinida y otros trataron de derribar las barreras que impedían su acceso a la Zona Verde, por lo que las fuerzas de seguridad tuvieron que emplear cañones de agua para frenarlos.

FUERTE DESPLIEGUE DE SEGURIDAD

El fuerte despliegue del Ejército, la Policía y las fuerzas antidisturbios y los llamamientos a la calma de los líderes de del Marco de Coordinación evitaron que la situación escalara y la concentración fue mayormente pacífica.

Ya en la convocatoria de la protesta, que instaba a manifestarse para "proteger el Estado, su legitimidad, sus instituciones constitucionales y el proceso democrático", la coalición instaba a no intentar ingresar en la Zona Verde.

Los simpatizantes del Marco, que corearon eslóganes de apoyo a ley y a la Constitución y en contra de la "dictadura" y el "golpe de Estado", habían incluso instalado tiendas de campaña como si pretendiesen organizar una acampada permanente en la zona, pero las acabaron retirando.

Entretanto, en el interior del Parlamento, el número de ocupantes aumentó ante la eventual llegada de los manifestantes del signo contrario, si bien los sadristas, que llevan allí desde el sábado por la tarde quitaban hierro a la concentración que tenía lugar a poca distancia de ahí e insistían en su intención de quedarse el tiempo que sea necesario.

"No le damos ninguna importancia a la manifestaciones de los seguidores del marco de coordinación ya que es nada más que un intento de demostrar su presencia" y "a pesar de toda la movilización que hicieron, no pudieron reunir a muchos manifestantes", aseguró uno de ellos, Adnan al Shahmani, de 35 años a Efe por teléfono.

"Continuaremos con nuestra protesta hasta que logremos los objetivos por los que salimos: juzgar a los corruptos, disolver el Parlamento, formar un nuevo gobierno que sirva a los ciudadanos y rechazar la nominación de Mohamad Shia al Sudani", el candidato a primer ministro del Marco de Coordinación, añadió.

Un dirigente del movimiento sadrista indicó a Efe que hubo también manifestaciones de apoyo a sus demandas en otras provincias del país, como Babilonia, Basora, Muzana, Karbala, Nasiriya, Misan, Diwaniya (al sur de Bagdad) y Diaya (en el este).

Estas marchas fueron una respuesta en respuesta al llamamiento hecho por Al Sadr el domingo, cuando instó a sus seguidores a continuar con la ocupación del Legisltivo, que calificó de "revolución espontánea y pacífica", para conseguir reformas políticas, constitucionales y electorales y pidió el apoyo de otros sectores de la población.

TENSIÓN POLÍTICA

Al final de la jornada de manifestaciones, el primer ministro en funciones, Mustafa al Kazemi, advirtió de que el país "está pasando por una gran tensión política que puede tener consecuencias nefastas" e instó a todas las partes a participar en un proceso de diálogo para encontrar una situación a la crisis política.

El país lleva en una situación de parálisis política desde las elecciones parlamentarias de octubre pasado, en las que el Bloque Sadrista logró la victoria, pero con apenas 73 de los 329 escaños de la fragmentada Cámara.

Tras tejer una amplia alianza con otras formaciones, intentaron someter a sus candidato a presidente a votación en el hemiciclo (paso previo a la formación de Gobierno), pero el Marco de Coordinación y otras fuerzas menores boicotearon el proceso en el Legislativo, por lo que Al Sadr ordenó a sus diputados renunciar a principios de junio.

Esto permitió que el Marco se convirtiera en el bloque mayoritario y la semana pasada propuso a sus candidatos a la presidencia y la jefatura del Gobierno, a lo que los sadristas respondieron con una primera irrupción de apenas tres horas en el Parlamento y una segunda el sábado, que se convirtió en ocupación permanente.

Amer Hamid

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente