Vieron unas abejas revoloteando en un cuarto y resultó que miles ocupaban sus paredes

·3 min de lectura

Thomas y Marylu Gouttierre habían visto unas pocas decenas de abejas revoloteando por alguna estancia de su casa y en el exterior. No les extrañó mucho porque habían plantado, como señalan en el Omaha World Herald, plantas de las que suelen gustar a estos animales. Lo que no esperaba esta pareja de Nevraska (Estados Unidos) es que miles de ellas se instalasen en los muros de su vivienda. Bastaba con acercar la oreja a las paredes para escuchar su zumbido.

La voz de alarma la dieron unas pocas decenas de abejas revoloteando en el interior de un dormitorio. (Foto: Getty Images)
La voz de alarma la dieron unas pocas decenas de abejas revoloteando en el interior de un dormitorio. (Foto: Getty Images)

Según detalla en el citado medio local, los Gouttierre habían plantado un tipo de plantas que atraen a las abejas. Estas fueron llegando y se fueron instalando en una propiedad construida con un tipo de ladrillos proclive a tener agujeros por los que estos insectos pueden colarse. Se trata de una variedad de ladrillos llamada clinker que actualmente es muy rara en las construcciones modernas. La vivienda en cuestión tiene aproximadamente un siglo de antigüedad.

“Si pegas las orejas a la pared, puedes escuchar el zumbido”, ha dicho Thomas Gouttierre, decano de Estudios y Programas Internacionales de la Universidad de Nebraska en Omaha jubilado, sobre la experiencia de tener miles de abejas viviendo con ellos. Al parecer, la construcción de los paneles era relativamente reciente y se había producido tanto en el exterior de la vivienda como en el interior. Concretamente, en el segundo piso.

La pista sobre lo que podía estar pasando entre sus paredes se la dio la aparición de varios grupos de abejas. Vieron unas pululando por la ventana de su cocina y luego otras en un dormitorio de la planta superior. El hallazgo hizo que la pareja decidiese llamar a un experto en la materia.

“Nuestro primer pensamiento fue si deberíamos llamar a un exterminador. Pero hemos estado leyendo y hay muchos programas geniales en PBS 'Nature' sobre la importancia de las abejas para polinizar el mundo en el que vivimos”, han contado. Así que en lugar de recurrir a alguien que acabase con el problema por la vía de la exterminación, llamaron a Ryan Gilligan de Gilly's Gold y Larry Cottle de Countryside Acres Aviary. Ambos forman parte del Omaha Bee Club y se dispusieron rápido para retirar la abejas y llevarlas a un lugar seguro.

En solo unas horas hicieron un agujero en la pared y aspiraron a los insectos. La operación costó a los dueños de la vivienda ocupada 600 dólares (unos 568 euros). También extrajeron los paneles que estas habían construido en el interior. Según Gilligan, retiraron unas 6.000 abejas. Una cifra que puede parecer elevada, pero que en realidad no lo es tanto. Él mismo ha reconocido que en una intervención anterior aspiraron hasta 15.000 ejemplares.

Es más, hace solo unas semanas, en abril, en España se dio a conocer un caso similar en el que las protagonistas fueron las monjas de un convento de Granada y muchas miles de abejas más. En total, calculan quienes se encargaron de aspirarlas y trasladarlas, que había alrededor de unas 150.000 allí instaladas. Según Nius, debían llevar entre cuatro y cinco años en el convento.

EN VÍDEO | Una plaga de abejas obliga a acordonar una de las plazas más concurridas de Madrid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente