La dieta del café de Phil Mickelson que le hizo perder 7 kilos en 10 días

LA NACION

Este jueves arranca el Open en Royal Portrush, Irlanda del Norte. Y Phil Mickelson está decidido a un "reseteo", una manera de dejar atrás los malos resultados y, sobre todo, ponerse a tono físicamente para aprovechar su último tramo como jugador regular del PGA Tour.

Sucede que el golfista que estuvo más semanas como número 2 del mundo (270) sin alcanzar la cima del ranking, no puede salir de un gran bajón. Los números lo dicen todo: en sus últimos 12 torneos, desde que ganó en Pebble Beach en febrero pasado, no superó seis cortes y, salvo en el Masters, decimoctavo, no pasó del 37° puesto en un torneo. Además, estaba con sobrepeso.

Al borde de los 50 años, siente que su swing no fluye con la naturalidad que lo llevó a ganar cinco majors -incluido el Open de 2013- y que no puede ser "el animal competitivo" que fue siempre. Por eso tomó una decisión drástica, más allá de la práctica: se sometió a una estricta dieta que ya le dio resultados. El proceso lo relató en primera persona en las redes.

El zurdo contó que en los últimos tiempos se recluyó y no quiso mostrarse en público ni en la redes, que se "reinició" para tratar de mejorar su vida y que perdió 15 libras (algo menos de 7 kilos) realizando seis días de ayuno solo con agua y una mezcla especial de café blend.

"No sé si esto me ayudará a jugar mejor o no, pero estoy dispuesto a hacer lo que sea para intentar recuperar mi mejor versión", comentó Mickelson con la cancha de Royal Portrush de fondo, y sosteniendo el termo de su café.

Los resultados ya se notan: se le ve con una figura más estilizada, después de bajar de 94 kilos a 87 en un total de 10 días. Después, su regreso a la comida sólida consistió en verdura, fruta, nueces y semillas. Además le añadió el yoga a su actividad diaria y cree que su cabeza ya tiene un mejor foco. Solo queda saber si esa mejora en su contextura física se traslada a su juego.

Mickelson contó su "reseteo"

El "flop shot" a centímetros de un espectador