Mila Ximénez sufrió la ira de Encarna Sánchez perdiendo a su hija Alba

·4 min de lectura
Mila Ximénez confiesa que tiene miedo al cáncer y estalla a llorar (Mediaset)
Mila Ximénez se arruinó por culpa de Encarna Sánchez según un libro (Mediaset)

La periodista Mila Ximénez que falleció a causa de un cáncer de pulmón con metástasis el pasado 23 de junio, vivió su época dorada en la Marbella de los lujos, las fiestas, la buena vida de la mano del tenista Manolo Santana y, sobre todo, con su gran amor, su hija Alba.

Pero, como ella misma contó en varias ocasiones en su programa, ‘Sálvame’, no todo había sido un camino de rosas en su destino y es que Milagros tuvo que renunciar a Alba, que se fue con su padre siendo pequeña, porque no tenía dinero para mantenerla.

Con la luz cortada, sin apenas poder llevarse alimento a la boca y viviendo de la caridad de sus amigos, Ximénez atravesó una dura época que, con los años, sabría revertir gracias a su talento en los medios de comunicación de la mano de Xavier Sardà, en el mítico ‘Crónicas Marcianas’.

Pero en la vida de Mila hubo una figura clave, la de la locutora Encarna Sánchez, que la llevaría a la más absoluta desgracia. ‘Jaleos’ ha charlado con Juanele Zafra, autor de un libro sobre la enigmática locutora almeriense que asegura que, por culpa de ella y su ira, Mila perdió a Alba.

Ximénez admitió hace pocos años que jamás llegaría a perdonarse aquella ‘mala cabeza’ que la llevó a perder la custodia de su hija pero, según Juanele, esto era parte de un elaborado plan de Encarna Sánchez que, despechada, quería verla en la más absoluta miseria.

En su obra ‘Directamente, Encarna Sánchez’, Zafra asegura que, todavía a día de hoy, la gente teme hablar de Encarna y eso que ella falleció en Alcobendas allá por 1996 a causa de un cáncer de garganta.

Sin embargo, sus supuestas malas artes y su sombra siguen haciendo temblar a compañeros y famosos pero algunos de ellos, se atreven a hablar. Respecto a Milagros, cuando ella se separó de Manolo Santana lo pasó realmente mal y fue entonces cuando Encarna se fijó en esa mujer “talentosa, joven y guapa y le puso una sección en la radio”, asegura Juanele.

Encarna Sanchez, journalist  (Photo by Pepe Franco/Cover/Getty Images)
Encarna Sanchez era una mujer muy poderosa en España hace décadas (Photo by Pepe Franco/Cover/Getty Images)

Y prosigue: “Mila nunca vio a Encarna como algo más que una jefa. De hecho, Encarna se empeñaba en intentar agasajarla y tenerla a su lado, pero Mila, de una manera muy natural e ingenua, seguía haciendo su vida. Eso fue minando cada vez más la moral de Encarna que, cuando encontró otra nueva ilusión, decidió destruir a Mila.”

La venganza se servía en plato frío para Sánchez que: “La locutora había tejido una red para hacerse responsable económica de la vida de Mila: le daba el sueldo y le metió en la cabeza que se comprara un chalet en La Moraleja (chalet que luego resultó tener un montón de gastos). Para poder defender su casa y tener a su hija con ella, Mila tenía que trabajar para Encarna. En el momento en el que la locutora vio que no iba a conseguir su amor, le retiró la sección y la arruinó. Uno de los momentos más duros en la vida de Mila fue cuando cedió la custodia de su hija, y todo obedeció a un plan urdido por Encarna para destrozarla.”

Ximénez no quiso tener a Encarna por amante ni compañera de vida y eso le costó lo que más amaba, a su hija Alba. Desde luego muchas cosas se han dicho de la locutora, Jesús Mariñas asegura que le pegaron de su parte, Rosa Villacastín dice que fue perseguida y amenazada y así un sinfín de rumores que dibujan un perfil mafioso y opresor de la periodista radiofónica.

Juanele, que lleva diez años documentándose para escribir su libro, describe a Encarna como: “Una persona muy cobarde que siempre repetía la misma estratagema: cuando se interesaba por una mujer, la intentaba seducir de muchas maneras, pero, sobre todo, poniendo la cartera encima de la mesa. Cuando sufría el rechazo de la persona por la que se había interesado, para cubrirse, se dedicaba a contar en todos los círculos que esa persona había intentado tener una relación con ella”, a partir de entonces, les intentaba hundir la vida.

Mila nunca contó en vida este calvario vivido con Encarna pero su animadversión hacia ella era más que evidente cuando alguien la mencionaba en su presencia. Afortunadamente, la vida le dio una segunda oportunidad a Ximénez que no solo recuperó a su hija sino que conoció a sus nietos y tuvo a Alba como gran apoyo hasta el último respiro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente