La mala suerte de Mila Ximénez en el amor: del matrimonio fallido con Manolo Santana al breve romance con José Sacristán

'Perdón, si no hablo de mí'. Así tituló Mila Ximénez su biografía, un libro que salió a la venta en el año 2006 y que levantó alguna que otra ampolla. Siempre pasional, siempre atrevida, sin pelos en la lengua y siempre dispuesta a contar su verdad contra viento y marea, la colaboradora de Sálvame para Mila este libro fue una liberación, una especie de catarsis con la que pudo respirar tranquila. "He tenido una vida complicada, bien pero con muchos rencores dentro. No me di cuenta de la mierda que tenía dentro hasta que no escribí el libro", decía a Europa Press entonces. Por esa vida complicada pasaron algunos hombres que le hicieron muy feliz y otros que le produjeron todo lo contrario. Sin duda, su relación más conocida fue con Manolo Santana, pero Mila vivió otros romances con esa misma pasión con la que hizo cada cosa en su vida. 

(EXCLUSIVE COVERAGE) Mila Ximenez is seen on June 6, 2017 in Madrid, Spain.
(EXCLUSIVE COVERAGE) Mila Ximenez is seen on June 6, 2017 in Madrid, Spain.

"He tenido hombres canallas que son los que han compartido mi cama conmigo. A esos los tengo. En mi libro hago un agradecimiento a un tal Rafael donde le digo gracias por haberme enseñado a amarte. Es un golfo que no sé dónde está. Siempre me he rodeado de golfos y de canallas, excepto el padre de Alba. Pero él tampoco estuvo conmigo en muchos momentos", añadía en aquel momento. Antes de conocer al padre de su hija, Manolo Santana, Mila Ximénez vivió un romance de juventud junto a un chico rubio de ojos azules llamado Ramón pero que también fue su primera desilusión sentimental. 

Ahí su vida dio un primer giro y empezó a trabajar como enfermera en un hospital de Sevilla, la tierra que la vio nacer. Fue en el Nuestra Señora del Rocío donde conoció a un jefe de departamento, y se enamoró de él. Vivieron un romance, pero él estaba casado, según cuenta Libertad Digital, y ambos decidieron mudarse a Madrid para vivir con más serenidad su amor. En la capital, Mila comenzó a relacionarse con gente de alta alcurnia, como Cristóbal Martínez Bordiú, yerno entonces de Francisco Franco, y la pareja salía con él o jugaban al pádel. 

Spanish tennis player Manolo Santana with his wife Mila Ximenez, Madrid, Spain,1979. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/GettyImages)
Spanish tennis player Manolo Santana with his wife Mila Ximenez, Madrid, Spain,1979. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/GettyImages)

El matrimonio que le dio lo mejor de su vida

Después de nueve años de amor, Mila y el médico rompieron. Fue entonces cuando la periodista conoció al que sería el hombre que más le marcó: el tenista Manolo Santana. Él era famoso en medio mundo por ser uno de los grandes deportistas de la época y al poco de conocerse y enamorarse locamente el uno de la otra, se casaron por lo civil en 1983. Su boda estuvo a la altura y el testigo no fue otro que Adolfo Suárez, presidente del Gobierno en aquel entonces y muy amigo del tenista con el que solía jugar todas las semanas en las pistas de Moncloa. "Sé que fue un matrimonio a la ligera, él venía de una relación rota que no superó (había estado casado con María Fernanda González-Dopeso), yo venía de una relación que fue un infierno y nos juntamos dos personas que querían convivir, pero creo que ninguno de los dos estábamos preparados para eso", reconocía Mila en el año 2019 durante su paso por Gran Hermano VIP. "Me sentí libre como un pájaro, él me dejaba libertad pero la utilicé mal gestionada", explicaba. 

Su boda le sirvió a Mila para vivir los mejores años de Marbella, donde se codeaba con lo más granado de la jet set internacional en esos años dorados de la localidad malagueña. "Me encontré con un mundo tóxico, amoral e inmoral. Mi vida se convirtió en una noria de fiestas y excesos. Era y es una gente que tiene unos códigos de conducta donde no habría encajado nunca. Ellas lo que tienen muy claro es que su forma de vivir depende de una gran casa, un marido importante y una sociedad que las cubra. A mí esto me aburre mucho", dijo Mila en una de sus muchas entrevistas. Su amor con el tenista apenas duró tres años y supuestamente fueron los viajes y escarceos amorosos del tenista los que terminaron con el matrimonio. Pero si algo bueno le dio esa relación a Mila fue su única hija, Alba, nacida en abril de 1984 y a la que ha querido por encima de todas las cosas. 

Spanish TV presenter Mila Ximenez, 1980, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)
Spanish TV presenter Mila Ximenez, 1980, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)

El peor momento de su vida

Tras su divorcio, Ximénez, que entonces se hacía llamar por el apellido de su ex marido, no pasó una buena racha económica y vivió quizá los peores momentos de su vida al ver cómo su hija tenía que marcharse a vivir con su padre porque ella no podía mantenerla. Mila relató en varias ocasiones cómo cuando iba su hija a visitarla jugaba con ella a las tinieblas porque no tenía luz en su hogar ya que se la habían cortado por no tener dinero para pagarla. 

"La separación me hizo no saber por dónde ir. Perdí el timón de mi vida. Vivía en casas que me iban dejando, pero no recuerdo cómo entré ni cómo salí. En ninguno de esos años fui feliz", contó Mila años después. "Yo salvé la niñez de mi hija, que ella lo recuerda con mucha felicidad, con mucha paz… y eso me compensa, lo volvería a hacer… Me iba a la Puerta del Sol y vendía plata, pieles. Estaba tan mal de dinero que prácticamente vivía dentro de un coche", explicó. "Si mi hija Alba no hubiese estado, la vida me hubiera llevado a no seguir viviendo", dijo. Fue su peor etapa, pero fuerte como nadie, resurgió de sus cenizas con esa energía que ha desprendido siempre en los platós en los que ha estado.

MADRID, SPAIN - JULY 12:  Mila Ximenez (L) and Raul Prieto (R) attend the presentation of the  new book 'Frente Al Espejo' at Hotel Villamagna on July 12, 2017 in Madrid, Spain.  (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
MADRID, SPAIN - JULY 12: Mila Ximenez (L) and Raul Prieto (R) attend the presentation of the new book 'Frente Al Espejo' at Hotel Villamagna on July 12, 2017 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Varios romances fugaces 

En Marbella encontraría de nuevo algo parecido al amor. Ahí conoció a Antonio Arribas, un play boy muy conocido en aquella época que había sido doble en películas de acción y tras un accidente vivió la vida en la zona costera junto a dos buenos amigos, Luis Ortiz y Manolo Morán Jr. Antonio era buen amigo de Lolita y Carmen Ordóñez, y Mila quedó prendada de él. Pero la muerte prematura de Arribas, que apareció sin vida en su apartamento de Puerto Banús, supuso otro duro golpe en el corazón de la periodista ya que aunque estuvieron muy poco tiempo juntos, él la marcó para siempre. "Con él conocí las noches de pasión, el sexo, las drogas y el alcohol (...) Lo que tuve con él no sé si se puede llamar amor, pero fue una gran pasión", dijo Mila. "Fue tremendamente importante y no lo supe hasta que se fue", decía en La vida alrededor en 1994.

Son muchos los nombres que después sonaron como conquistas de la bella y encantadora Mila. Se dijo que con el actor José Sacristán vivió un corto idilio a finales de los años 80 y después de conocerse mientras ella le entrevistaba para ABC. Ella había entrado al periódico en 1986 y tenía una sección semanal, Café con Mila Santana, en la que entrevistaba a personajes del mundo de la actualidad o el entretenimiento. Él estaba ya divorciado de su primera mujer, la actriz Isabel Medel, con la que tuvo a sus dos hijos. Lo de Sacristán y Mila fue un amor pasajero pero intenso, como todo en la vida de la sevillana. “El problema con Pepe es que era demasiado intenso y yo estaba en un momento en el que lo quería era divertirme. Fue una relación corta”, dijo ella. 

Luego, según Libertad Digital, se la relacionó con el periodista Julián Lago, muy famoso por ser el presentador de La máquina de la verdad, el primer polígrafo de Telecinco allá por los años noventa y por el que pasaron multitud de rostros conocidos. Su frase más recordada es: "No conteste ahora, hágalo después de la publicidad". Después se rumoreó que Mila había vivido otra historia, supuestamente, con el también actor Pepe Sancho, pero Mila nunca quiso recordar esa relación porque le hacía daño. "Yo nunca he tenido una relación con Pepe Sancho, pero sí una noche de encuentro (...). Es una de esas partes negras de mi vida que no quiero recordar", aseguró ella en una ocasión.

MADRID, SPAIN - MAY 16: (L-R) Maria Patino, Mila Ximenez and Chelo Garcia attend Belen Esteban's party at Kapital theatre on May 16, 2018 in Madrid, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - MAY 16: (L-R) Maria Patino, Mila Ximenez and Chelo Garcia attend Belen Esteban's party at Kapital theatre on May 16, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Perdió a su gran amor

Cuando Mila ya era una habitual en los programas del corazón de Telecinco como A tu lado, La Noria o luego ya Sálvame, se habló de una larga relación con el millonario empresario de origen marroquí Rafael Aguilera. Ella siempre habló con mucho cariño de ese hombre que le devolvió la ilusión por el amor. La relación entre ambos se acabó en 1998 por su manera distinta de ver la vida. Él incluso llegó a pedirle que dejara la televisión y se instalara en Tánger con él. pero en 2012, mucho tiempo después, Mila confesaba en el Deluxe que seguía echándole de menos: "He tenido una persona muy especial durante muchos años, de la que he estado enamorada mucho tiempo. Se llama Rafael. Ahora estamos en un momento de reposo, probablemente nos volvamos a encontrar pero de momento estoy sola y bien". Poco después, en 2018, él fallecía y Mila quedaba muy tocada. “Ese fue el amor de mi vida. Después de aquello no he vuelto a enamorarme”, aseveró.

Siempre apasionada de la vida y considerada mujer de armas tomar por su gran personalidad, Mila tuvo en el año 2000 un idilio con un canario veinte años más joven que ella llamado Mario Santana. "Mario es la persona más tierna y más humana que he conocido nunca. En mi vida me he sentido tan querida y cuidada como ahora", decía la colaboradora en una entrevista en la revista ¡Hola! Pero no le duró demasiado la ilusión y rompieron poco después. Un año más tarde se la relacionó con un lanzador de cuchillos con el que se la fotografió en actitud cariñosa. 

“Siempre me he acercado no a hombres canallas, pero sí a hombres que no me lo han puesto fácil”, decía Mila Ximénez en el año 2014 en Sálvame. En los últimos tiempos, solía bromear con Jorge Javier Vázquez sobre su soltería, pero ella tenía tanto amor de sus hermanos, su hija Alba y sus dos nietos, que nunca necesitó depender de ningún hombre ni económica ni sentimentalmente.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente