Mil piezas alfareras reposan entre vino criado en tinaja de barro en Rioja

·3 min de lectura

Navarrete (La Rioja), 18 jul (EFE).- Una bodega de Navarrete (La Rioja) cría vino tinto en tinajas de barro entre una colección de mil piezas de alfarería, que se exhiben en un museo que atesora envases y recipientes únicos, algunos de ellos datados en el siglo XVI.

El Grupo Piérola ha abierto en Navarrete Bodegas FyA, que incluye una oferta enoturística con un hotel de cuatro estrellas con 29 habitaciones, spa, restaurante y cafetería.

El director gerente del Grupo Piérola, Carlos Bujanda Fernández de Piérola, ha detallado a Efe que la crianza en tinaja aporta "vinos de gran calidad", que conservan la "frescura y naturalidad" del vino, que en ocasiones se pierde en las barricas de roble.

Las 40 tinajas de barro de esta bodega posibilitan la micro-oxigenación que requiere el vino para su estabilización y mantienen la frescura frutal, ha asegurado.

El pueblo de Navarrete, situado a 15 kilómetros de Logroño, tiene una tradición alfarera secular, gracias a su emplazamiento sobre un cerro de tierra arcillosa, a las faldas de la sierra de Moncalvillo.

Por ello, se eligió esta localidad riojana para ubicar el proyecto enológico diferenciado de esta bodega, que en 2021 acogerá su tercera vendimia, aunque la pandemia de la covid obligó a retrasar varios meses la apertura del hotel y del museo.

Durante la visita a la bodega se proyecta un documental de 14 minutos en una espectacular pantalla envolvente de 180 grados, en la que se relata la historia del vino y la alfarería, como elementos que acompañan a la humanidad desde sus orígenes a la actualidad.

La colección de cántaras, tinajas, garrafones, botijos y otros recipientes de barro fue adquirida hace unos años por Bujanda durante el concurso de acreedores de la bodega Darien, cuyo propietario había comprado años antes al anticuario y experto en arte Enrique Martínez Glera.

Este galerista, quien dedicó su tesis doctoral en Historia del Arte a esta colección, ha colaborado en la instalación de todas las piezas en diversos puntos recorrido turístico de la bodega, junto al alfarero de Navarrete Toño Naharro.

Martínez Glera, quien comenzó a recopilar estas piezas en 1975, llegó a atesorar un total 1.250 elementos, que posteriormente vendió para su exposición al público en Bodegas Darien, según ha dicho a Efe.

En ocasiones, para hacerse con una pieza valiosa tenía que comprar en el mismo lote otras 150, pero, como entonces regentaba una tienda de antigüedades, tenía la posibilidad de dar a salida a las piezas menos interesantes.

"Detrás de esta colección hay mucho esfuerzo y mucha inversión, en alguna ocasión tuve que pedir un préstamo al banco", ha relatado.

Este experto en arte y uno de los promotores de la feria nacional de escultura contemporánea Sculto ha asegurado que "cada pieza tiene su historia", como una cántara de Fuenmayor sellada por su Ayuntamiento, que era la medida "oficial" para contrastar su capacidad con la de otras cántaras; y otra vasija con el nombre grabado de "Pedro Sarabia de Enciso", en alusión a su propietario.

Martínez Glera ha ensalzado que hay piezas del siglo XVI que han estado en uso hasta hace poco y, en algunas de ellas, se han conservado las huellas digitales del alfarero que las realizó.

En este proyecto museístico de Bodegas FyA ha colaborado Toño Naharro, el alfarero de Navarrete en activo más joven, quien ha detallado que este municipio es el único punto alfarero con actividad que se ha conservado en el norte de España por la calidad de su arcilla, cuya dureza facilitó el transporte de las piezas a otros puntos del resto del país.

Rebeca Palacios

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente