Mil menores de 6 años siguen en centros pese a aumento de familias de acogida

Madrid, 20 nov (EFE).- Pese al aumento de las familias que se ofrecen a acoger a menores tutelados un 27 % en 2021, todavía más de un millar de niños de menos de 6 años siguen creciendo en centros bajo la protección de las administraciones.

En el Día Mundial de la Infancia, expertos y entidades de defensa de los derechos de los niños reclaman incentivar la cultura del acogimiento familiar en España y apoyar a esos hogares que abren sus puertas y su cariño a esos menores que por distintas circunstancias no pueden vivir con sus padres.

En 2021, el número de niños y adolescentes atendidos por el sistema público de protección a la Infancia se ha incrementado un 15,72 % respecto al año anterior, pasando de 49.171 en 2020 a 56.902, según los últimos datos publicados por el Observatorio de Infancia del Ministerio de Derechos Sociales.

De esos niños, 16.177 crecen en centro tutelados por las administraciones (16.991 en 2020) y 18.455 en acogimientos familiares (18.892 en 2020).

Superan el millar -1.039- los niños menores de seis años que viven en centros tutelados por las administraciones, cuando la ley establece que deben crecer de forma prioritaria en un entorno familiar adecuado al desarrollo de su personalidad.

UN SORPRENDENTE CRECIMIENTO DE NIÑOS TUTELADOS

Almudena Olaguibel, de UNICEF, reconoce que a los expertos de infancia les ha sorprendido la "subida impresionante" de niños atendidos en el sistema de protección por parte de las comunidades autónomas, 7.731 menores más que un año antes.

"Quizá se debe a que en el periodo de pandemia no ha habido tanta detección de situaciones de riesgo de menores o a que ha aumentado la sensibilización en ámbitos como el sanitario o el educativo" a la hora de percibir esas situaciones familiares que perjudican el desarrollo de los niños, explica a EFE la especialista en políticas de infancia de UNICEF.

Las cifras muestran que de esos 56.902 niños atendidos en el sistema de protección, 23.712 casos -casi el doble que el año anterior- permanecían en estudio para decidir el tipo de medida protectora más beneficiosa para el niño, atendiendo a las circunstancias de su entorno y la situación de riesgo que padecen.

"Hay familias con expedientes abiertos por un riesgo detectado y se trabaja con ellas antes de adoptar medidas de guarda o de tutela; estar en un sistema de protección no significa solo estar en un centro o con una familia de acogida, hay muchas formas de protegerles, por ejemplo, cuando hay padres hospitalizados la administración puede asumir temporalmente su guarda mientras se resuelve esa situación puntual", señala la experta.

NINGÚN NIÑO MENOR DE 6 AÑOS EN CENTROS

Cuando la administración asume la tutela o guarda de un niño puede deberse a múltiples causas y por ello existen diferentes modalidades de acogimiento que se adaptan a la situación y necesidades del menor y su familia.

La ley establece que la forma de acogimiento prioritaria debe ser la familiar -con abuelos o tíos o en familia ajena-, sin olvidar que el objetivo de la medida es la posibilidad de regreso con sus padres biológicos siempre que sea favorable para el menor; en muchos de los casos se mantiene el contacto periódicamente para no perder los lazos afectivos.

En 2021, 5.858 chicas y 10.319 chicos vivían en centros de menores: 503 niños de 0 a 3 años, 536 de 4 a 6, 1.835 de 7 a 10 años, 4.283 de 11 a 14 años y 9.020 y de 15 a 17 años. El 59,5 son españoles y el 40,5 extranjeros.

"Las comunidades autónomas están haciendo un esfuerzo por fomentar la figura del acogimiento familiar, pero no siempre es fácil y hay niños, como adolescentes que viven en centros, que prefieren seguir estando allí", apunta Olaguibel.

Existe un compromiso por parte del Gobierno y las comunidades autónomas de que en 2026 ningún menor de seis años tutelado por las administraciones viva en centros de acogida residencial y a que antes de 2031 tampoco lo hagan los menores de diez años, tal y como suscribieron en el Plan de Acción contra la explotación sexual de menores del sistema de protección a la infancia.

600 familias más ofrecieron su hogar para estos niños en 2021, "un paso importante" aunque insuficiente para completar la acogida familiar de estos menores. "Es una noticia estupenda que aumenten las familias un 27 %; cada vez hay más campañas de sensibilización y algunas de ellas especializadas, como la puesta en marcha por el Consejo de Enfermería para animar a estos profesionales a acoger niños con discapacidad".

Para Aldeas Infantiles, entre los factores que influyen en el estancamiento de esta modalidad de cuidado, están el de encontrar familias acogedoras para adolescentes y grupos de hermanos, aunque también el hecho de que muchos de los acogimientos familiares se extienden hasta la mayoría de edad, por lo que esas familias dejan de estar disponibles para nuevos acogimientos.

"Hoy por hoy, el acogimiento familiar es mucho más barato que el residencial", aseguran desde Aldeas Infantiles SOS, que reclama incentivar la inversión pública en su última investigación hecha pública en el Día Mundial de la Infancia "La situación del acogimiento familiar en España".

Propone desarrollar la figura del acogimiento familiar especializado con dedicación exclusiva, que requeriría de retribuciones económicas a los padres acogedores, y mayor apoyo para ayudarles a resolver dudas e incertidumbres ante el reto de acompañar a estos menores que arrastran las consecuencias de haber sido sacados de su entorno.

(c) Agencia EFE