Una nueva decepción de Mikel Landa en la Vuelta a España apaga al ‘landismo’

En un momento en el que el futuro del ciclismo español se presentaba bastante oscuro con Alberto Contador, Joaquim Rodríguez y Alejandro Valverde cerca de la retirada (aunque el murciano ahí sigue a sus 41 años) y sin un sucesor claro, apareció la figura de Mikel Landa. Con su ambición y su particular estilo para atacar agarrado a la parte baja del manillar (como hacía el mítico Marco Pantani), pronto se ganó el corazón de los aficionados.

Surgió así el landismo, una corriente de admiradores del corredor alavés y de su manera de entender el ciclismo. Cada vez que Mikel Landa participa en una carrera se genera una gran expectación en torno a él, pero no dejan de sucederse una y otra vez los sinsabores, los infortunios o los disgustos. El último, en esta Vuelta a España. Partía entre los favoritos y pronto se quedó sin opciones y, cuando se esperaban con ganas las etapas de Asturias para verlo al menos luchar por un triunfo parcial, ha terminado abandonando sin ascender ni siquiera los Lagos de Covadonga.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente