Mike Pompeo inicia visita a Israel con Irán y las colonias sobre la mesa

Guillaume LAVALLÉE
·3 min de lectura
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y su mujer Susan bajan del avión en el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv, Israel, el 18 de noviembre de 2020

Mike Pompeo inicia visita a Israel con Irán y las colonias sobre la mesa

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y su mujer Susan bajan del avión en el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv, Israel, el 18 de noviembre de 2020

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, inició este miércoles por la tarde una visita de despedida de dos días en Israel, que crea reticencias entre los palestinos por un posible desplazamiento a una colonia en Cisjordania ocupada.

Tras su paso por Francia, Turquía y Georgia, el jefe de la diplomacia estadounidense llegó a Israel en un contexto de transición en Washington tras la derrota electoral de Donald Trump frente al demócrata Joe Biden.

La sucesión en la Casa Blanca provoca numerosas preguntas sobre el futuro de las sanciones estadounidenses a Irán, el plan de Washington para resolver el conflicto entre Israel y Palestina y la normalización de las relaciones del Estado hebreo con los países árabes.

En Tel Aviv se encuentra ya el ministro de Asuntos Exteriores de Baréin, Abdellatif al-Zayani, en la que es la primera visita oficial a Israel de un ministro de esta monarquía del Golfo.

Al-Zayani va a reunirse el miércoles con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y con Pompeo para abordar la normalización de relaciones entre el Estado hebreo y los países árabes, que están creando con Israel una coalición para frenar las ambiciones regionales de Irán.

Baréin y Emiratos Árabes Unidos firmaron en septiembre en Washington acuerdos para establecer relaciones con Israel, una decisión calificada de "traición" por los palestinos.

Los palestinos consideran que estos acuerdos rompen la idea aceptada hasta ahora en el mundo árabe de que cualquier normalización de las relaciones con Israel exige antes un acuerdo de paz israelo-palestino.

Según The New York Times, Donald Trump sondeó la semana pasada a varios de sus principales colaboradores para llevar a cabo "en las próximas semanas" una acción contra un sitio nuclear iraní, pero le disuadieron de hacerlo.

- Las uvas de la ira -

Pompeo no ha previsto reunirse con los dirigentes palestinos durante su visita.

Sin embargo, según la prensa israelí, podría desplazarse a una colonia israelí en la Cisjordania ocupada, en concreto, el pueblo vinícola de Psagot.

Preguntados por la AFP, ni la diplomacia americana ni los responsables de Psagot confirman esta posible visita, que sería la primera de un jefe de la diplomacia estadounidense a una colonia de Cisjordania.

El miércoles, decenas de palestinos manifestaron en Al Bireh, localidad situada en frente de Psagot. "Pompeo vuélvete a casa", se podía leer en una de las pancartas, según constató un periodista de la AFP.

"La visita de Pompeo es un delito porque contraviene todas las resoluciones internacionales", afirmó Munif Treish, miembro del ayuntamiento de Al Bireh, durante una rueda de prensa.

"Las viñas (de Psagot) se construyeron sobre tierras privadas palestinas", continuó. "Tenemos los documentos que lo prueban".

La colonización israelí en los territorios palestinos tuvo un gran impulso estos últimos años bajo el gobierno de Netanyahu y el apoyo de Donald Trump en la Casa Blanca.

Consideradas ilegales por el derecho internacional, más de 45.000 israelíes residen en estas colonias en Cisjordania, un territorio ocupado por Israel desde 1967, donde viven 2,8 millones de palestinos.

Sin embargo, hace un año, Mike Pompeo anunció que Estados Unidos dejaría de considerar estas colonias como contrarias al derecho internacional.

La decisión fue celebrada por la región vinícola de Psagot, que desde hace años lucha por mantener la denominación "Israel" en sus botellas, en lugar de "colonias israelíes", como decidió la justicia europea.

"Si las relaciones internacionales se basan en botellas de vino, es la muerte de la diplomacia", declaró el martes el primer ministro palestino Mohamed Shtayé.

gl/on/grp/zm/grp/mar