El problema del Movistar es más profundo que el escándalo de Miguel Ángel López en La Vuelta

·6 min de lectura
, SPAIN - SEPTEMBER 10: Eusebio Unzue Manager of Movistar Team, Alejandro Valverde of Movistar Team during the   Vuelta on September 10, 2018 (Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)
Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images

Una cosa es lo que se ve y otra cosa es lo que hay debajo. Yo tiendo a no pedir peras al olmo con el Movistar porque entiendo que es un equipo con un presupuesto de clase media-baja dentro del World Tour y un empeño desmedido en gastar su dinero en corredores que aspiran a estar arriba pero no son ganadores. Es una elección como otra cualquiera. No va a enamorar al aficionado pero quizá al patrocinador sí le compense ver a Enric Mas todos los días con los mejores en vez de ver a un tipo ganar una etapa un día y desaparecer el resto. Sinceramente, lo desconozco.

Ahora bien, una cosa es el equipo profesional tal y como lo vemos en las carreteras y los documentales y otra la estructura deportiva que hay debajo. Si lo que se ve tiende a no gustarnos, normalmente por una marcada falta de ambición, lo que viene por detrás nos preocupa, más que otra cosa. Movistar es el único equipo español en el World Tour. Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que la estructura de Abarca Sports competía en las grandes vueltas con la ONCE, el Kelme, el Euskaltel y tantos otros equipos españoles de primer nivel. Hoy, Unzúe y compañía compiten solos, con un presupuesto, ya digo, inferior en 2020 al del Cofidis -aunque superior al del Bahrein, todo hay que decirlo-, mientras estructuras como la propia Fundación Euskadi, el Caja Rural, o el Burgos-BH hacen lo que pueden por mantener un mínimo que les permita competir en su categoría.

La dificultad de Movistar para pescar grandes corredores al más alto nivel es obvia. En ello tiene que ver, ya digo, tanto los pocos ingresos como su uso. Esta temporada, según el diario L´Equipe, Alejandro Valverde ha cobrado 2,2 millones de euros, los mismos que Julian Alaphilippe. La temporada del murciano ha sido notable para sus 41 años, pero creo que la comparación lo dice todo. No sabemos si su decisión de continuar un año más traerá aparejada una reducción del sueldo. A Movistar, con un presupuesto en torno a los 17 millones en total, le vendría muy bien.

Ahora bien, cuando uno no puede competir con los mejores a la hora de reclutar estrellas, lo normal es que se centre en la cantera... y la cantera de Movistar no acaba de dar frutos. Siendo el único equipo español del World Tour, uno podría esperar que las máximas figuras españolas corrieran ahí desde pequeñas. En un mundo globalizado y con los problemas que Abarca Sports ha tenido con determinados representantes, ocurre casi lo contrario

Sabemos de sobra que están siendo tiempos duros para el ciclismo español. Por primera vez en la historia, han pasado las tres grandes vueltas sin que ningún español gane una etapa. Es más, este ha sido el sexto año sin triunfo español en la general de ninguna de estas grandes, algo que tampoco sucedía desde que la Vuelta se hizo anual en 1955. En estos años, han surgido muy pocos corredores capaces de disputar generales -Enric Mas quizá haya sido el último, pero al parecer no da espectáculo, así que no cuenta. Aparte, están Mikel Landa, los hermanos Izagirre y Peio Bilbao... pero los cuatro han cumplido hace tiempo los 30 años- . Peor aún está el panorama entre los llamados a disputar pequeñas vueltas y carreras de un día.

LE CREUSOT, FRANCE - JULY 02: Iván García Cortina of Spain and Movistar Team at arrival during the 108th Tour de France 2021, Stage 7 a 249,1km km stage from Vierzon to Le Creusot 369m / @LeTour / #TDF2021 / on July 02, 2021 in Le Creusot, France. (Photo by Tim de Waele/Getty Images)
Photo by Tim de Waele/Getty Images

Entre estos últimos, encontramos los nombres de Iván García Cortina y Alex Aranburu. Cortina corre ahora en el Movistar tras varios años en distintos equipos extranjeros. Gran promesa en su momento, parece que ha llegado al equipo navarro cuando los demás han dado por hecho que el chico no iba a llegar a más. No es el mismo caso de Aranburu, que parece que va a dejar Astana. Aranburu es un corredorazo que aún puede dar más de sí. Movistar está tras su fichaje, pero eso solo quiere decir una cosa: que se les escapó en su momento, cuando era un chaval.

Y es que, ya digo, el problema de Movistar no es que no pueda fichar a Bernal y se tenga que quedar con López. O que no pueda retener a Carapaz y se dedique a poner a Marc Soler de jefe de filas. El problema es que las nuevas promesas también están fuera de su alcance. Hay ahora mismo dos chavales que apuntan a campeones en breve: Carlos Rodríguez y Juan Ayuso. Del segundo, hemos hablado varias veces: un magnífico escalador, con buena capacidad para la crono y un instinto enorme para la victoria. A sus dieciocho años, ya ha debutado con el primer equipo del UAE tras deslumbrar en el Giro de Italia sub-23.

Del primero, estamos oyendo hablar mucho en las últimas semanas: segundo en el Tour del Porvenir tras una última etapa grandiosa, a lo Chiappucci en Sestriéres, Rodríguez ganó este mismo martes la crono por equipos del Tour de Gran Bretaña con su equipo, el Ineos. ¿Cómo va a crecer Movistar si los mejores de su país se van de juveniles a las megaestructuras extranjeras? En cifras de 2020, Ineos y UAE dispusieron de los dos presupuestos más altos de todo el pelotón: 76 millones de euros entre los dos. Movistar, ya digo, no llegaba a los 20. 

Sin embargo, no sé por qué, les exigimos como si fueran el Banesto de Induráin y Perico. Queremos que ganen y se exhiban y no nos valen ni los segundos puestos. El Movistar no ficha lo que quiere, ficha lo que puede. A todos los niveles. Si Miguel Ángel López les deja en ridículo delante de todo el mundo es porque a Miguel Ángel López no lo quería nadie más. Eso es ahora mismo el Movistar: un equipo que tiene que hacer apuestas arriesgadísimas y al que normalmente le salen mal. Se han gastado en Cortina mucho más de lo que vale y se han gastado en un tipo presuntuoso y problemático lo que no pueden gastarse en un campeón de verdad.

Todo esto deberíamos valorarlo cuando nos cebemos en las críticas porque a veces me da la sensación de que esto es como meterse con el Betis porque solo se ha clasificado para la Europa League y no le ha luchado la liga al Atleti. Hagámonos a la idea, además, de que va a durar unos cuantos años más. El ciclismo español está a punto de pegar una gran explosión, pero será lejos de Navarra y lejos de Movistar. Y si a Enric Mas le diera por ganar algo, que nadie dude de que se acabaría yendo a un Ineos o a un UAE como se fue Carapaz en su momento. Es lo que hay. Y es muy grave. Mucho más que lo de López, desde luego.

Vídeo | Esta bicicleta futurista no necesita ni bujes ni radios

Otras historias que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente