Migrantes haitianos en Honduras denuncian abusos en Centro y Suramérica

Agencia EFE
·4 min de lectura

Choluteca (Honduras), 30 abr (EFE).- Migrantes haitianos que esta semana llegaron a Honduras, en ruta hacia Estados Unidos en un viaje que iniciaron desde Chile, denunciaron haber sido víctimas de abusos de autoridades y "coyotes" en todos los países que han recorrido.

"En Perú, la Policía me ha robado cuando yo pasé por la aduana; me han robado, en Ecuador, la Policía me hizo bajar del autobús y me han dicho si tú no pagas 100 o 200 dólares, te vamos a mandar de vuelta", dijo a Efe un haitiano que se identificó como Cevenson Beneche, de 26 años, quien salió de su país el 2 de enero de 2017.

Hablando buen español, Beneche indicó en Choluteca, en el sur de Honduras, que hasta hace un año estuvo viviendo en Chile, y que desde hace un mes y cinco días emprendió viaje hacia Estados Unidos, donde viven dos hermanos suyos y su madre.

"NO SOMOS ILEGALES", DICE AL QUEJARSE DE LOS ABUSOS

Agregó que la situación es muy difícil porque se les presentan muchas irregularidades que no deben darse por ser extranjeros, aunque no porten documentos.

"Somos extranjeros, pero no somos ilegales, estamos sin papeles, sin documentos, pero estamos haciendo un viaje, yo no puedo decir ilegal, es un viaje legal porque cuando se está con una vida muy difícil, uno tiene que buscar una vida mejor, porque se deja una familia atrás", enfatizó.

El migrante, lo mismo que otros compatriotas suyos y decenas de cubanos, se movilizaban rápidamente el jueves en la ciudad de Choluteca haciendo trámites en el Instituto Nacional de Migración (INM) y bancos locales para pagar la multa, conforme a ley, de unos 200 dólares, por haber entrado de manera ilegal a Honduras.

Los inmigrantes caribeños, de los que muchos estaban hospedados en modestos hoteles y albergues como el Hogar de Esperanza, en su mayoría prefieren no hablar con periodistas.

Por lo general los migrantes se movilizan en pequeños grupos familiares, aunque ese no es el caso de Beneche, que lo hace solo y quien además indicó que es profesional de la Informática y habla cuatro idiomas, inglés, español, francés y creole.

UNOS 3.000 HAITIANOS SE ESTARÍAN MOVILIZANDO ESTA SEMANA

Beneche dijo que hasta ahora el trato "más suave" que ha recibido en su largo recorrido ha sido en Honduras, pero que para entrar al país, desde Nicaragua, "es muy difícil porque la Policía cierra la frontera", lo que les obliga a bajarse del autobús en el que se movilizan y "correr adelante" de los cuerpos de seguridad, "que nos andan buscando en la noche".

En su opinión, los migrantes son acosados por policías y traficantes de personas, conocidos como "coyotes", que "en todos los países" les complican su situación al hacerlos bajarse de los transportes colectivos en que viajan.

"Los guías ("coyotes") nos dicen, si pasas por aquí la Policía te va a llevar, pero si pagas 200 o 250 dólares te llevan a otro lugar, donde te roban tu dinero. Es muy difícil, es muy terrible el camino", expresó el haitiano, quien además afirmó que a su paso por Panamá pudo ver un grupo grande de compatriotas suyos, que podrían ser unos 3.000 buscando salir de ese país.

Señaló además que de Haití salió el 2 de enero de 2017 porque la situación estaba "muy difícil, muy complicada", y que pese a tener "varios títulos y hablar cuatro idiomas, no puedo encontrar trabajo".

"Yo tengo que buscar un lugar donde encontrar trabajo, porque mañana yo quiero tener familia, hijos, y tengo que buscar una vida mejor para ellos. Un joven como yo no tiene que tener solamente un sueño, tiene que tener varios", recalcó.

LA SITUACIÓN SERÁ MÁS COMPLICADA

Beneche tiene claro que su objetivo es llegar a Estados Unidos para estar con su madre, de quien dijo que, si no fuera por su ayuda, se pudo quedar varado en Panamá o Nicaragua.

Según su relato, hasta ahora se ha gastado unos 3.000 dólares a lo largo del viaje.

"Si ahora la situación está difícil en todas partes, en dos o tres años estará más complicada", dijo el migrante, que mide casi dos metros de estatura.

Desde hace muchos años Honduras es paso obligado de migrantes latinoamericanos, africanos y asiáticos que buscan llegar a Estados Unidos de manera ilegal.

El flujo de migrantes ha venido en aumento en los últimos 20 años por el empeoramiento de las condiciones de vida en sus países.

A Honduras la mayoría de los migrantes, por no llevar documentos, ingresan de manera irregular por "puntos ciegos", para no ser detectados por las autoridades migratorias, para lo que contratan a traficantes de personas, quienes en muchos casos los dejan abandonados, ya sea en el sur del país, fronterizo con Nicaragua, o en el occidente, limítrofe con Guatemala.

A raíz de algunos anuncios hechos por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, orientados a favorecer a los migrantes para que puedan entrar de manera regular a ese país, el cruce de extranjeros por el territorio hondureño ha aumentado este año, según las autoridades migratorias, ahora con los haitianos en mayor número, entre hombres, mujeres y niños, seguidos por los cubanos.

(c) Agencia EFE