Quién fue Michiyo Tsujimura, la innovadora científica japonesa que descubrió los componentes nutritivos del té verde

·5 min de lectura
Té verde
Té verde

¿Alguna vez te has preguntado por qué el té verde tiene un sabor amargo?

¿Qué propiedades son las que le dan ese gusto tan particular y distinto del té común?

Originaria de China y Japón, esta bebida milenaria comenzó a ser consumida tan antiguamente como en el año 2.700 antes de Cristo, formando parte fundamental de la cultura de muchos países asiáticos.

Pero no fue hasta mediados de 1920 cuando realmente se estudió y analizó en detalle su composición química que ayudó a entender, entre otras cosas, de dónde provenía ese sabor amargo.

La científica que está detrás de ese hallazgo se llama Michiyo Tsujimura. Gracias a su curiosidad e increíble capacidad de desmenuzar las hojas del té, pudo concluir que este tenía elementos curativos y beneficiosos para la salud.

Michiyo Tsujimura
Michiyo Tsujimura fue la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en Japón.

Pero ¿cómo logró liderar este descubrimiento en un mundo científico que por aquel entonces era dominado por hombres? Aquí te lo contamos.

Una pionera de la ciencia en Japón

Michiyo Tsujimura nació en 1888 en lo que hoy es la ciudad japonesa de Okenawa, en la prefectura de Saitama.

Estudió en la Escuela Normal para Mujeres de Tokio, donde se graduó en 1909.

Más tarde, entró en la División de Ciencias Bioquímicas en la Escuela Superior para Mujeres de Tokio.

Un hombre vende té verde en las calles de Japón en la década de 1950.
El té verde es parte importante de la cultura nipona. En la foto, un hombre vende la infusión en las calles de Japón en la década de 1950.

Allí, descubrió su interés por la investigación científica, una rama que hasta ese momento estaba mayormente liderada por hombres.

Y se encontró con otras mujeres que estaban marcando el camino, entre ellas, Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, quien se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias y que inspiró profundamente a Tsujimura. ​

Tras graduarse en 1917, Tsujimura se dedicó a dar clases de ciencias en los pioneros institutos femeninos.

Pero su enorme interés por aprender la llevó a dar un paso más allá, incorporándose a la Universidad Imperial de Hokkaido, donde no se aceptaban alumnas mujeres.

Kono Yasui
Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias e inspiró profundamente a Tsujimura.

Su manera de entrar, entonces, fue como asistente del Laboratorio de Nutrición y Alimentos del Departamento de Química Agrícola, trabajo por el que no recibía remuneración.

En este sitio se dedicó al estudio de los gusanos de seda y su nutrición. Y así, poco a poco, comenzó a ganar cierto reconocimiento.

Vitamina C

Pero su verdadera pasión no la encontraría en los gusanos sino un par de años más tarde, en 1923, cuando se integró a Riken, el enorme y reputado instituto de investigación de Ciencias Naturales de Japón.

Allí se incorporó al laboratorio en el que se estudiaba química y nutrición en el ámbito de la agricultura, y trabajó de cerca con Umetaro Suzuki, un científico famoso por descubrir y extraer con éxito la vitamina B1 del salvado de arroz.

Vitamina C
La vitamina C se puede encontrar en el té verde y también en alimentos como el limón, naranjas o zanahorias.

A Tsujimura le atrajo particularmente el té verde, una bebida que por ese entonces (y hasta ahora) era muy popular en Japón, China y otros países asiáticos pero que, increíblemente, se había estudiado poco.

Así, en 1924, gracias a una investigación conjunta con su colega llamado Seitaro Miura, Tsujimura descubrió la fuerte presencia de vitamina C en las hojas con las que se preparaba la infusión.

Según la Universidad de Ochanimuzu de Japón, este hallazgo generó que al otro lado del mundo, en Occidente, y particularmente en Estados Unidos, aumentara fuertemente el interés por el té verde.

exportación de té verde
En las últimas décadas, el interés por el té verde en Occidente ha crecido fuertemente, lo que ha provocado un enorme aumento de su exportación desde países asiáticos.

Y, con ello, las exportaciones de esta bebida desde Japón a América del Norte.

Doctora en agricultura

Sus investigaciones, sin embargo, no terminarían ahí.

En 1929, la científica japonesa logró aislar y extraer un flavonoide llamado catequina, un poderoso antioxidante natural que, entre otras cosas, ayuda a prevenir el daño celular, y es responsable del sabor amargo al té.

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio
Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio.

Al año siguiente, Tsujimura logró extraer la catequina en forma de cristales. Lo mismo hizo con el tanino, otro componente antioxidante del té verde.

De acuerdo con la Universidad de Ochanomizu, esta investigación requirió de "mucha paciencia" porque necesitaba hervir una gran cantidad de té verde repetidamente para obtener una pequeña cantidad de cristales.

Pero la científica sabía que la paciencia era un principio clave en su trabajo.

"La química no es adecuada para aquellos que quieren ver resultados en un período de tiempo determinado", dijo en una ocasión.

Luego, publicó su tesis con ambos descubrimientos (vitamica C y catequina), titulada "Sobre los componentes químicos del té verde", con la que se convirtió en la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en su país en 1932.

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.
Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

No obstante, su interés por el té verde continuó y en 1934 logró aislar galocatequina, otro compuesto flavonoide que tiene beneficios para la salud.

En 1935 patentó su método para extraer cristales de vitamina C de las plantas. Este procedimiento hoy se utiliza a larga escala en el mundo y se presenta en forma farmacéutica a través de suplementos nutricionales orales.

Una década más tarde, Tsujimura fue nombrada pro.fesora de la Universidad de Ochanimuzu, donde terminó siendo la primera mujer en ocupar el cargo de decana de la Facultad de Economía Doméstica.

Cultivos de la planta del té verde
China, Japón y Vietnam tienen enormes cultivos de la planta del té verde.

Después de retirarse de la Universidad de Ochanomizu, en 1955, impartió clases en la Universidad de Mujeres de Jissen hasta mediados de los años 60.

Un año antes de su muerte, en 1968, la científica miró hacia atrás en su carrera como investigadora y les dijo a sus estudiantes: "Mi trabajo de investigación estaba lleno de dificultades pero fue muy agradable".

"No encontrar arrepentimientos en mi vida fue mi felicidad suprema", agregó.

Tsujimura disfrutó hasta sus últimos días de largas caminatas junto a su perro. Finalmente, murió en Toyohashi el 1 de junio de 1969 a la edad de 81 años.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente