México desperdicia su potencial en la industria de insectos comestibles

·Periodista
·4 min de lectura

Europa y EEUU se llevan los beneficios de la exportación de insectos en todo el mundo, cuando México tiene 500 mil especies aptas para el consumo humano. El investigador René Cerritos dice que estos bichos tienen propiedades dietéticas

La falta de controles en México impide garantizar la calidad de los insectos que se comercializan y su origen (Foto: Getty)
La falta de controles en México impide garantizar la calidad de los insectos que se comercializan y su origen (Foto: Getty)

Un plato exótico con chapulines en un restaurante de Polanco, uno de los barrios más lujosos de Ciudad de México, puede llegar a costar hasta 1.000 pesos mexicanos (unos 50 dólares aproximadamente). Sin embargo, los recolectores que “cazan” estos insectos en las zonas más rurales apenas reciben 100 pesos por cada entrega.

La desproporción es consecuencia del descuido que tiene México sobre una industria que podría liderar: la cría de “bichos” para la alimentación humana. “En el mundo existe unos 2 mil insectos comestibles. En México, se encuentran ¼ de la diversidad mundial. Tenemos el potencial, pero no existe ninguna industria formal”, explica a Yahoo Finanzas el doctor René Cerritos, investigador y académico de la Universidad Nacional de México.

Los insectos que se consumen en cualquier restaurante de México son recolectados por pobladores que aprovechan para obtener ingresos extras. “Todos los chapulines que nos comemos, por ejemplo, son extraídos de forma natural. No hay granjas, ni siquiera les das de comer. Y quien lo recolecta es quien menos se ve beneficiado económicamente”, explica Cerritos.

Sin controles e incentivos, México queda rezagada en la carrera por la industria de insectos comestibles, donde Europa y Estados Unidos ya tienen importantes avances. “Nos va a pasar como con el maíz. Mesoamérica lo explotó, pero quien lo supo aprovechar fue EEUU. Latinoamérica se va a quedar atrás como siempre”, lamenta el investigador.

“Bichos” con beneficios

El consumo de insectos no solo responde a una costumbre mexicana muy arraigada, a escala global es impulsado por los múltiples beneficios que se han descubierto para la salud humana y su contribución a disminuir el calentamiento global. “Producir 125 gramos de carne es 10 veces más caro ambientalmente que lograr 125 gramos de insectos”, asegura Cerritos.

Las granjas tradicionales son responsables del 70% de los bosques que han desaparecido en Latinoamérica, según un informe de la FAO que cita un reportaje divulgado por Naciones Unidas. Eso sin contar que el sector ganadero genera también más gases de efecto invernadero que el transporte, alrededor de 18% más en todo el mundo.

Europa aprobó en 2021 la venta y comercialización en el continente del gusano de la harina, para el consumo humano y animal (Foto: Getty).
Europa aprobó en 2021 la venta y comercialización en el continente del gusano de la harina, para el consumo humano y animal (Foto: Getty).

¿Y cómo alimento? Cerritos aclara que investigaciones recientes han demostrado que los insectos tienen la misma cantidad de proteína que la carne vacuna, así como un beneficio exclusivo: la quitina. Se trata de una súper fibra que se transforma en el estómago, ayuda a atrapar el exceso de grasa del cuerpo, evita que la absorba el intestino y la expulsa a través de la orina y las heces. “Tiene efecto dietético”.

¿Cómo se crían?

El grillo y el escarabajo escamol son las dos especies que más de comercializan a escala global. En buena medida, explica el investigador, por la facilidad que implica su producción. Se crían en contenedores –como cajones de ropa– donde se regula la temperatura, sus condiciones ambientales y se les alimenta.

“El reto de México es crear un mercado con una producción sustentable y exportable”, explica el investigador. No es solo una cuestión de negocio, la necesidad va incluso en un tema de salubridad. Cerritos advierte que los productos empaquetados que se comercializan en el país no tienen los controles específicos necesarios para saber de dónde provino ese insecto, tal como sí se exige para la carne tradicional.

Los huevos de hormiga, los escarabajos de escamol y los grillos son los insectos más consumidos en todo el mundo (Foto: Getty).
Los huevos de hormiga, los escarabajos de escamol y los grillos son los insectos más consumidos en todo el mundo (Foto: Getty).

En 2018 –las últimas cifras actualizadas que tiene la firma Statista– las mayores ventas de insectos se registraron en Asia, por casi 174 millones de dólares. En Latinoamérica, en cambio, el comercio habría generado poco más de 92 millones de dólares. Pero el pronóstico de crecimiento es bueno.

El mercado global de insectos como alimento para el consumo humano podrá alcanzar en 2030 un valor de 8.000 millones de dólares, según estima un informe del Banco Mundial. Incluso, destaca que en África ya existen plantas productoras que utilizan los bichos para crear pienso animal, cubriendo actualmente alrededor de 14% de toda esta demanda en el continente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Harina de insectos y helado de grillos contra la escasez alimentaria

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente