La primera ministra danesa rompe a llorar por la matanza de visones por el coronavirus

M. J. Arias
·3 min de lectura

La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, no pudo contener la emoción y las lágrimas en su visita a una de las muchas granjas afectadas por la orden de matar a millones de visones tras descubrirse una mutación del coronavirus en dicha especie. Rompió a llorar ante las cámaras reconociendo, como recogen medios como La Razón y El Universal, que se habían cometido errores.

En sus declaraciones ante los medios, la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, no pudo contener las lágrimas. (Foto: Mads Nissen/Ritzau Scanpix/via REUTERS)
En sus declaraciones ante los medios, la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, no pudo contener las lágrimas. (Foto: Mads Nissen/Ritzau Scanpix/via REUTERS)

La crisis se desató el pasado 4 de noviembre cuando el Ejecutivo danés dio la orden de matar alrededor de 17 millones de visones tras descubrirse una mutación del coronavirus que se pensó que podría perjudicar de alguna manera la vacunación. Hace solo unos días, y después de una tormenta política y social, dimitía el ministro de Agricultura, Mogens Jensen, al demostrarse que el proceso por el que se había llevado a cabo la orden no tenía base legal.

Una de las críticas de la oposición hacia el Gobierno de Frederiksen es que se diese la orden de sacrificar visones sanos sin antes tener un plan establecido para compensar a los propietarios y trabajadores de un sector con mucho peso en Dinamarca. Según Tage Pedersen, director de la asociación danesa de criadores de visones, la industria de la piel de visón da trabajo a 6.000 personas y exporta productos valorados en 800 millones de dólares al año.

Frederiksen visitó esta semana una de las 1.100 granjas dedicadas a la cría del visón y desde Kolding reconoció los errores cometidos por parte de su Gobierno entre lágrimas.

En declaraciones a la cadena TV2, la dirigente danesa tuvo que pararse varias veces y aseguró que no tenía “el menor problema en disculparme por el curso que tomaron los acontecimientos, puesto que se cometieron errores”. Añadió también que la culpa de la situación no es de los criadores, sino “del coronavirus, y espero que pueda haber una pequeña luz al final del túnel para los criadores de visones daneses en estos momentos”.

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, visitó una de las granjas afectadas por la crisis de los visones. (Foto: Mads Nissen/Ritzau Scanpix/via REUTERS)
La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, visitó una de las granjas afectadas por la crisis de los visones. (Foto: Mads Nissen/Ritzau Scanpix/via REUTERS)

“Tenemos dos generaciones de granjeros de visones realmente calificados, padre e hijo, que en muy, muy poco tiempo han visto destrozado el trabajo de su vida”, se lamentaba Frederiksen tras reunirse con ellos en su granja.

La crisis de los visones de Dinamarca aún tardará en apaciguarse. Además de las consecuencias sociales, políticas y económicas, hay que unir ahora una nueva de imagen después de que alguno de los cuerpos de los visones sacrificados (que son millones) hayan comenzado a salir de las fosas en las que fueron enterrados.

Magnet cuenta cómo los cadáveres, rociados con desinfectante y cal, se han inflado con gases durante el proceso de descomposición. Eso ha hecho que aumenten su tamaño y algunos han comenzado a sobresalir por encima de la tierra con la que se cubrieron las fosas. Ante la preocupación ciudadana por el suceso, las autoridades han aclarado que esto no supone ningún riesgo para la salud de las personas.

EN VIDEO | El sacrificio de visones cierra la industria peletera y desata una tormenta política