#MeToo, ¿un catalizador insuficiente para los derechos de las mujeres?

Por Pascale JUILLIARD, Jessica LOPEZ
1 / 2
Los eurodiputados Terry Reintke (c) y Michel Reimon muestran su apoyo al movimiento #Metoo durante un debate sobre el combate contra el acoso y abuso sexual el 25 de octubre de 2017 en Estrasburgo

¿El #MeToo tendrá un impacto duradero en los derechos de las mujeres? Cinco meses después de que estallara el escándalo de Harvey Weinstein, la movilización contra la violencia sexual es casi planetaria, pero los desafíos sobre la igualdad de género persisten.

Al margen del #MeToo y el #Timesup nacidos en Estados Unidos, otras iniciativas históricas permitieron a las mujeres conquistar derechos en los últimos meses.

Arabia Saudí, único país en el mundo que prohíbe a las mujeres conducir, anunció que estas podrán ponerse el volante a partir del próximo junio. Además, por primera vez, en enero, pudieron entrar en los estadios de fútbol, si bien siguen estando sometidas a la tutela de un hombre para estudiar o viajar.

En Irán, algunas mujeres desafían públicamente desde diciembre la obligación de llevar el velo en los espacios públicos.

"Son pequeños pasos en mundos donde la cuestión de las mujeres está muy controlada", dijo Christine Mauget, de la agencia francesa de Planificación Familiar, en ocasión del Día Internacional de los Derechos de las Mujeres.

Mauget es optimista debido a la envergadura del movimiento #MeToo, pero adelanta que si bien "se ha tomado el buen camino", "habrá regresiones".

Por ejemplo, en el derecho al aborto y a la contracepción.

El Consejo de Europa señaló en diciembre las "restricciones retrógradas" en materia de acceso a la contracepción y al aborto en varios países de Europa, señalando entre otros a Armenia, Georgia, Macedonia, Rusia y Eslovaquia.

Polonia evalúa por su parte endurecer su ya restrictiva legislación sobre el aborto. Bajo el impulso de los ultraconservadores, la interrupción voluntaria del embarazo podría dejar de estar autorizada para casos de malformación del feto.

"Incluso en los países donde la ley es menos restrictiva, las mujeres hacen frente a veces a obstáculos importantes", explica Nils Mui?nieks, comisario para los derechos humanos, en el informe del Consejo de Europa.

En Italia, siete de cada diez profesionales de salud rechazan autorizar un aborto, invocando una cláusula de conciencia. En Turquía, una mujer casada debe contar con el consentimiento de su esposo para abortar.

En Irlanda, un referéndum está previsto a fines de mayo para decidir si se flexibiliza el derecho al aborto, actualmente solo autorizado si el embarazo supone "un riesgo real y sustancial" para la vida de la madre.

En América Central, las leyes antiaborto son particularmente estrictas, como lo ilustró recientemente la liberación de una salvadoreña, Teodora Vásquez, encarcelada durante 11 años tras un dramático parto que fue calificado por la justicia de "homicidio agravado".

- Dependencia económica -

Mauget denuncia por otro lado los casos de "mujeres obligadas a migrar por motivos económicos, de guerra o climáticos y que se hallan en campos donde no son respetadas, en trayectos en los que son violadas".

"Se habla muy poco del trabajo que se debe hacer antes, sobre los estereotipos y la educación sexual", lamenta por su parte Véronique Séhier, copresidenta de la agencia de Planificación familiar.

La filósofa e historiadora del pensamiento feminista Geneviève Fraisse ve en el escándalo Weinstein y sus consecuencias un "catalizador" que "vuelve a plantear la cuestión de la igualdad profesional y económica. Puesto que es en situaciones de dependencia económica que las mujeres son víctimas de violencia".

Según el Foro Económico Mundial, al ritmo actual la igualdad profesional entre hombres y mujeres no se alcanzará antes de 2234.

Cada año, una jornada de igualdad salarial, "Equal Pay Day", simboliza estas diferencias. Es fijada el día en que las mujeres alcanzan la remuneración media percibida por los hombres durante el año anterior, según Valentine Viard, de la asociación Business and Professional Women (BPW).

En 2018, España es el mejor alumno europeo, con un Equal Pay Day el 22 de febrero. En Francia, tendrá lugar el 26 de marzo, y en Estados Unidos, el 10 de abril.

Para señalar estas desigualdades, este jueves, Día Internacional de los Derechos de las Mujeres, ellas fueron llamadas a dejar de trabajar en algunos países a las 15H40.