Messi y el Barça, un nuevo desastre europeo que hace resurgir las dudas

Gabriel RUBIO GIRON
·3 min de lectura

La dura derrota 4-1 en casa frente al Paris Saint-Germain, con triplete de Kylian Mbappé, ha hecho resurgir las dudas en un Barcelona en plena reconstrucción, que sigue pendiente de la decisión de Lionel Messi sobre su futuro.

"En físico y personalidad hemos sido superados por el contrario", reconoció el técnico azulgrana, Ronald Koeman, tras este encuentro de ida de octavos de final de la Champions League.

El equipo francés pasó por encima de un Barça incapaz de parar a Mbappé, guía de su equipo en ausencia del lesionado Neymar.

"Mbappé revienta al Barça", "Huracán Mbappé", "Mbappuleo", "Mbappé arrolla al Barça"... La prensa española es unánime al señalar al autor de una nueva debacle europea del Barcelona, que pone cuesta arriba su continuidad en esta Champions.

Tras el humillante 8-2 frente al Bayern de Múnich de agosto pasado en cuartos, la derrota vuelve a abrir las mismas dudas de entonces sobre un equipo en busca de una nueva identidad.

- 'Baño de realidad' -

"Sé donde estamos, que tenemos que cambiar, no estamos al final de este camino, estamos a mitad del camino", aseguró Koeman, que el martes no encontró la solución contra el PSG.

El técnico azulgrana intenta mezclar jóvenes como Dest o Pedri, que ayer se vieron superados en el Camp Nou, con veteranos como Gerard Piqué, Busquets, Jordi Alba, a los que les cuesta ya seguir lo que impone el fútbol moderno.

"La gran verdad es que el PSG ofreció lo que el fútbol moderno exige: velocidad y físico, y el Barça no fue capaz de ir a por el partido", afirmó este miércoles el director del diario Mundo Deportivo, Santi Nolla, en su columna titulada "Baño de realidad".

"El Barça volvió a demostrar que sus vacas sagradas se han hecho mayores", añade, por su parte, el diario As.

Y en medio del desastre, el capitán azulgrana, Leo Messi, que ayer no pudo hacer más que un gol de penal y que sigue deshojando la margarita de su continuidad a cuatro meses de que finalice su contrato.

"No tengo nada claro. A día de hoy, estoy centrado en cómo termina la temporada, decidiré entonces", afirmaba Messi en una entrevista con el comunicador estrella Jordi Évole en la televisión La Sexta en diciembre.

Pero derrotas como la del martes frente a un equipo que no esconde su interés por el de Rosario, pueden pesar en el ánimo de un Messi que sigue teniendo hambre de títulos.

"Messi jugaba para saber si todavía puede seguir siendo feliz en el Camp Nou o necesita huir a París para reencontrarse con la ilusión perdida", señaló este miércoles el diario Sport.

- Tropiezos europeos -

Para este rotativo deportivo barcelonés, "Mbappé y Verratti se bastaron para poner contra las cuerdas al equipo de Koeman. Y aumentar las dudas del crack argentino".

Desde 2015, fecha de la última Champions lograda por el Barça, los reveses se acumulan en la competición europea para el Barça y su capitán.

La derrota en el Camp Nou tras las debacles contra la Roma en cuartos (4-1, 0-3), el Liverpool en semifinales (3-0, 0-4) y el Bayern (8-2) no pueden más que ampliar las dudas sobre el futuro de Messi.

Ganador de cuatro Champions con el Barça (2006, 2009, 2011, 2015), Messi todavía sueña con lograr esa "linda Copa", que se le resiste desde hace seis años, pero la pregunta es si este Barça, en busca de presidente y presionado financiera, puede ofrecerle el proyecto ganador que pide.

"Si Messi tiene prisa por ganar más títulos, puede que Barcelona ya no sea la ventanilla. Otra cosa es que quiera acompañar al club en su renovación", escribe el diario As.

Y mientras Messi decide, su amigo Neymar o Ángel Di María lanzan guiños desde París para atraer al argentino, cuya permanencia será, sin duda, el gran objetivo del próximo presidente azulgrana que salga elegido el 7 de marzo.

gr/dr