A dos meses de las elecciones de mitad de mandato, Joe Biden carga contra los Republicanos

·3 min de lectura
© Kevin Lamarque, Reuters

A medida que se acercan las “midterms” de noviembre, las elecciones a las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos que se celebran en medio del mandato del presidente de este país, Joe Biden abordó este martes en Pensilvania los temas que interesan a los Demócratas y que contrastan fuertemente con las posiciones de los conservadores. El presidente habló sobre las armas, la policía comunitaria y el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio.

A pocas semanas de las cruciales elecciones a las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos, el presidente Joe Biden arremetió con fuerza contra los Republicanos leales a su predecesor, Donald Trump. Fue durante un discurso que selló el inicio de su campaña en el estado de Pensilvania, en el noreste de Estados Unidos.

El líder demócrata criticó la reticencia de los conservadores a regular las armas porque, según él, temen a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso lobby armamentístico estadounidense.

Biden dijo que él estaba "decidido a prohibir los rifles de asalto" en Estados Unidos.

"Por el amor de Dios, ¿qué buena razón hay para tener armas de guerra fuera de una zona de guerra?", se preguntó en Wilkes-Barre, no muy lejos de su ciudad natal, Scranton.

Pero para cumplir esa promesa, Biden necesitaría no sólo mantener y consolidar el control de su partido en el Senado, sino también ganar la Cámara de Representantes. A pesar del resurgimiento del impulso demócrata en las encuestas, este escenario parece poco probable según los observadores.

El presidente de Estados Unidos también atacó a los Republicanos en otros temas. Les criticó por no votar a favor de la inversión pública en la policía de proximidad y criticó a los miembros más radicales del partido de la oposición por apoyar a los que invadieron el Capitolio el 6 de enero de 2021.

"Salvar el alma de los Estados Unidos"

"Déjenme decirles esto a mis amigos los 'Republicanos MAGA' en el Congreso. No me digan que apoyan a las fuerzas del orden si no condenan lo que pasó el 6 de enero", dijo Joe Biden, que utiliza la expresión "Republicanos MAGA" para referirse a los partidarios de la ideología "Make America Great Again" o "MAGA" de Donald Trump, y para diferenciarlos de los Republicanos más moderados.

"¿De qué lado están? No se puede estar a favor de la policía y no se puede estar a favor de la insurgencia", gritó ante un público que lo aclamaba.

"Encendemos la televisión y tenemos a un senador y a miembros de la Cámara de Representantes diciendo: 'Si ocurre esto o aquello, habrá sangre en las calles'. ¿Dónde diablos estamos?", exclamó el jefe de Estado. Esta declaración, seguramente iba dirigida al senador conservador de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien advirtió que habría "disturbios en las calles" si Donald Trump era procesado en una investigación sobre documentos confidenciales encontrados en su casa de Florida.

Joe Biden calificó también de "locura" los ataques al FBI, mientras que la policía federal dice haber recibido amenazas tras la redada de la casa de Donald Trump a principios de agosto. "No quiero recortar el presupuesto del FBI", como exigían algunos conservadores tras esta operación, aseguró el presidente.

Donald Trump también tiene previsto visitar Pensilvania el próximo sábado. Mientras tanto, Joe Biden tiene previstos otros dos viajes en los próximos días en este mismo estado.

Pensilvania es justamente el estado donde el control del Senado podría decidirse en las próximas elecciones, que suelen ser desastrosas para el partido en el poder. En Filadelfia, ciudad de Pensilvania considerada la cuna de Estados Unidos, Biden prometió pronunciar el jueves un importante discurso sobre la necesidad de salvar el "alma" de Estados Unidos.

Las elecciones al Senado en Pensilvania enfrentan al demócrata John Fetterman, ex alcalde de Braddock, una ciudad asolada por la desindustrialización, con el republicano Mehmet Oz, un médico convertido en estrella de la televisión y respaldado por Donald Trump.

Con AFP y Reuters