A un mes del estallido, crece el cuestionamiento contra Piñera

Víctor García

SANTIAGO.- Más allá de la efeméride, el cambio se palpa en todos los rincones, en el ánimo de los chilenos, en las nuevas convocatorias y en las vitrinas protegidas de los locales. Hace un mes, un estallido social sin precedente se desató en Chile y modificó las estructuras de un país que era considerado un ejemplo para la región.

Lo que empezó con las protestas por la suba del boleto de subte se extendió como una crítica voraz a la desigualdad que generaba un modelo. Lo que vino después ya se sabe: multitudinarias manifestaciones en todo el país, una espiral de violencia sin control y una nueva agenda que se centra en un cambio de Constitución y el énfasis sobre los aspectos sociales.

"En las últimas cuatro semanas hemos vivido tiempos difíciles que nos han dejado profundas lecciones. Escuchamos con atención y humildad las legítimas demandas y anhelos de miles de chilenos que piden un país más justo, más equitativo, con más dignidad para todos. Chile cambió y el gobierno cambió", dijo Sebastián Piñera desde el Palacio de La Moneda, a propósito de la fecha y reconociendo el cambio de orientación.

Esta nueva disposición, sin embargo, no evitó un cuestionamiento severo a su liderazgo. Una encuesta de la empresa Activa Research que se dio a conocer ayer informó que el mandatario actualmente posee un 9,6% de aprobación ciudadana, lo que configura un desplome histórico.

No es todo. Este martes, un grupo de diputados y diputadas presentarán ante el Congreso nacional una acusación constitucional contra el mandatario.

Entre las acusaciones que recaen sobre Piñera destacan principalmente tres: "Haber infringido abiertamente la Constitución o las leyes", "incumplimiento de la obligación de informar al Congreso nacional las medidas adoptadas en virtud de la declaración del estado de emergencia" y "haber infringido abiertamente el artículo 106 de la Constitución política de la república", lo que hace referencia a que el jefe de Estado chileno habría convocado al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena) por razones diferentes de lo que estipula la ley.

"Él es el responsable de las brutales violaciones de los derechos humanos que han ocurrido en estos días en Chile. Él tomó las decisiones políticas que condujeron al accionar de las fuerzas militares y policiales y él tiene que responder por sus actos", declaró el diputado comunista Daniel Núñez.

"Esperamos que podamos tener al presidente dando las explicaciones y asumiendo las responsabilidades que le competen en las violaciones de los derechos humanos durante este mes que se ha cumplido de la movilización social", agregó Claudia Mix, representante del partido Comunes del Frente Amplio.

En todo caso, y por la configuración de las fuerzas políticas en el hemiciclo del Parlamento, es improbable que el libelo acusatorio contra Piñera termine por prosperar.

En la Cámara de Diputados se requiere mayoría absoluta, es decir, el 50 por ciento más uno de los votos. Y en el Senado, en tanto, se requieren dos tercios de los votos para proceder a la destitución del mandatario de la república; votos con los que la oposición a todas luces no cuenta.

Igualmente, la conmemoración del mes de protestas también provocó que otras autoridades realizaran balances sobre lo ocurrido.

"Hemos tenido que lamentar fallecimientos en el país y hemos tenido que lamentar lesionados de diversa gravedad, muchos de los cuales es probable que queden con secuelas de por vida", dijo Jaime Mañalich, ministro de Salud.

El funcionario destacó que desde el 18 de octubre se han registrado en Chile 10.792 consultas de urgencia por diferentes motivos relacionados con episodios de violencia y reportó que 194 pacientes han sido atendidos por traumatismo ocular, de los cuales 12 presentan pérdida del globo ocular.