Merkel en campaña para intentar salvar a los conservadores de una debacle electoral

·3 min de lectura

La canciller alemana Angela Merkel se zambulló nuevamente este martes en una campaña electoral, brindando apoyo al candidato conservador Armin Laschet, en plena tormenta a tres semanas de unas elecciones inciertas.

Ante los diputados del Bundestag, en su última reunión plenaria, la líder insistió en que "el mejor camino" para Alemania es "un gobierno con Armin Laschet como canciller".

"Será un gobierno marcado por la estabilidad, la seriedad y la moderación, lo que necesita Alemania", justificó en un discurso de puro corte electoral.

Merkel llevaba tiempo retirada de esta campaña, desde que tomó la decisión de entregar su cargo al finalizar su cuarto mandato.

- Encuestas desastrosas -

Varias figuras del bando conservador le solicitaron involucrarse más ante desastrosos sondeos para la Unión CDU/CSU, que podría encajar una bofetada histórica en las legislativas del 26 de septiembre.

A la ofensiva en la recta final, intenta poner su inalterada popularidad en apoyo de un Laschet inmerso en dificultades.

La Unión demócrata-cristiana (CDU) y su aliado bávaro, CSU, están en caída libre desde el verano (boreal).

Una encuesta de la cadena RTL, publicada este martes, los ubica por primera vez por debajo del 20%, con el 19% de la intención de voto.

Algo sin precedentes a nivel federal para el partido que dominó en gran parte la vida política alemana de posguerra, y que a comienzos de año contaba aún con el 30% de votos potenciales.

Los conservadores, que en 2017 tuvieron el 32,9% de sufragios, están muy rezagados respecto al Partido Socialdemócrata (SPD), siempre a su sombra, pero que ahora tendría 25-27% de la intención de voto.

Su cabeza de lista, el actual ministro de Finanzas y vicecanciller, Olaf Scholz, muy criticado por su falta de carisma, podría ser el responsable de formar el próximo gobierno.

Pese a ser mal orador. Scholz se labró una imagen de competente entre los más de 60 millones de electores alemanes.

Así, hace tres semanas que Merkel ha intensificado sus intervenciones en apoyo del presidente de la CDU, candidato poco apreciado por sus conciudadanos.

- "Tender puentes" -

La ofensiva empezó en un acto de campaña conservador, el 21 de agosto en Berlín: la líder afirmó estar "profundamente convencida" de que Laschet, alguien capaz de "tender puentes entre las personas", le sucedería como canciller.

Poco apreciado por el electorado tras haber luchado para erigirse candidato de los conservadores, Armin Laschet intentó la semana pasada ampliar su equipo de campaña reclutando a varios expertos.

Para cuestiones financiero-económicas integró a Friedrich Merz, un ex rival al frente del partido, quien representa al ala liberal, en tanto Laschet encarna a la centrista.

Los politólogos continúan escépticos: "se necesita un equipo cuando el candidato es débil, es un principio en cualquier manual electoral", subrayó a la AFP Peter Matuschek, del instituto de sondeos Forsa. "Pero esto llega bastante tarde", advirtió.

En estas semanas, Angela Merkel también ha picaneado al candidato socialdemócrata, acusándolo de flirtear con la izquierda radical, die Linke, partido con el cual la CDU siempre se negó a discutir, sobre todo por su deseo de sacar a Alemania de la OTAN.

yap/smk/def/age/erl

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente