Mercadona: así se hacen de oro las empresas que consiguen ser sus proveedores

Borja González
·9 min de lectura
VENDRELL, SPAIN - 2020/05/02: A group of people wearing face masks with shopping carts wait in a queue at the entrance of Mercadona supermarket. Supermarkets are essential during this health crisis and must comply with the covid 19 security protocol such as reducing the capacity inside, keeping a safe distance and respecting the order, one customer leaves, another enters to avoid possible contacts amid coronavirus pandemic. (Photo by Ramon Costa/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Un grupo de personas haciendo cola respetando la distancia de seguridad para entrar a Mercadona. (Foto: Ramón Costa/SOPA Images/LightRocket vía Getty Images)

¿A estas alturas hay alguien en España que no conozca Mercadona o no haya ido a comprar a alguno de sus supermercados? Pues bien, detrás de nuestros productos favoritos de Hacendado se esconden varias firmas externas a la compañía que convierten su marca blanca en una de las más potentes.

La empresa dio un giro el año pasado en la manera de trabajar con sus proveedores, según relata El Español, del ‘interproveedor total’ al ‘provedor totaler’; es decir, de un acuerdo de exclusividad con un proveedor por cada producto a abrirse a diferentes proveedores para un sólo producto, generando competencia entre ellos.

Sin embargo, los pesos pesados que proveen a la compañía apenas se han visto afectados por el cambio, atendiendo al ránking elaborado por la sección de economía de dicho medio, Invertia, basada en los últimos informes de la solución analítica para empresas Insight View

Así, las empresas que trabajan para Mercadona que más facturan, especialmente las que se sitúan en los primeros puestos de tal clasificación, son de sobra conocidas en nuestro país.

La que más ingresa no necesita presentación: Casa Tarradellas. Según los datos de Insight View, vendió en el 2018 productos por el valor de 928 millones de euros. Surte a Mercadona de pizzas y de algunos embutidos.

Entre sus movimientos más destacados el año pasado figura el desembolso de 400 millones de euros para comprar a Nestlé el 60% de Herta, ganando un socio de peso mundial y liderazgo en Francia.

Por detrás, aunque con bastante diferencia, se encuentra el grupo García-Carrión, segundo proveedor de la cadena valenciana que más factura, alcanzando la friolera de 837 millones de euros en ventas, que se tradujo en un beneficio de casi 19 millones. Todo esto, más allá de Mercadona, gracias a sus diversas marcas: Jaume Serra, Don Simón, Marqués de Carrión, Señorío de los Llanos, Mayor de Castilla...

Lo cierto es que Mercadona confía desde sus zumos a sus vinos al conglomerado. Por eso, no es de extrañar que en tan sólo dos años sus ingresos hayan aumentado en un 26%. El movimiento clave fue la compra de Dafsa en 2016, que era interproveedor de Mercadona.

En el tercer lugar está posicionada Incarlopsa (Industrias Cárnicas Lorente Piqueras). La empresa conquense ha crecido conforme lo ha hecho Mercadona, ha ido progresando ejercicio a ejercicio. En el último consiguió un incremento en las ventas del más del 9% con respecto al anterior, lo que se tradujo en una facturación de 743 millones. Su especialidad son los productos cárnicos y, si alguna vez has comprado en el supermercado valenciano, seguro que en tu carrito has incluido alguno de sus embutidos o salchichas.

De esta forma, comprobamos que no le afectaron mucho el protagonizar dos escándalos en 2018. El primero, el ser condenada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha al tramar, junto al Gobierno de la Junta, el despido de dos veterinarios que denunciaron que no se cumplía la normativa de binestar animal en su matadero de Tarancón. Y el segundo, que se le pillase mintiendo en su web, en la que aseguraba que contaba con el certificado Welfare Quality, explicado por Público como “un protocolo europeo de evaluación de bienestar animal para granjas y mataderos que permite acreditar estándares más altos de bienestar por encima de los requisitos que establece la ley”. Se lo inventaron y tuvieron que retirar la información de su página.

El cuarto en discordia es Sovena, quizás al que más le ha perjudicado el cambio de estrategia en cuanto a las relaciones con proveedores. Antes del año pasado era rey absoluto del aceite de Mercadona, pero ha tenido que lidiar con la llegada de competidores tan duros como Urzante. Le fue retirada la exclusividad en 2016, por lo que año a año va en caída en cuanto a facturación, a pesar de haber logrado una facturación de 709 millones en el último ejercicio.

La aceitera portuguesa ha tenido que salir varias veces a desmentir informaciones sobre la procedencia de su aceite. Siempre han asegurado que es 100 por 100 español, pero muchos consumidores han mantenido sus dudas por el hecho de que cuenta con oliva procedente de diversos países, entre ellos Marruecos. Según confirmó El País, Sovena vende cerca de 140.000 toneladas de aceite de oliva en España, de las cuales 69.000 corresponden a la exportación y otras 69.000 al mercado interior. De estas últimas, 62.000 van a parar a Mercadona.

El top-5 lo cierra Jealsa Rianxeira, que domina las conservas de pescado y marisco Hacendado. En 2018 facturó 424 millones de euros, con un beneficio de 17 millones al que contribuyen marcas de la compañía como Rianxeira y Escuris, entre otras. La empresa cuenta con el sello gallego de garantía Galicia Calidade desde hace tiempo, pero el año pasado logró ampliar sus productos certificados de la marca dependiente de la Xunta de Galicia.

En el sexto puesto nos topamos con otra de las empresas más famosas, responsable de uno de los productos estrella de Mercadona: los frutos secos. Hablamos de Importaco Casa Pons que, además, produce otros snacks y variedad de frutas desecadas. Sus ventas alcanzaron los 375 millones de euros, con la buena señal de haber aumentado en 51 millones con respecto al año anterior. Es uno de los proveedores que están al alza.

Un escalón más abajo se encuentra el dueño y señor surtidor de los congelados vegetales, legumbres y cereales, la compañía Ultracongelados Virto, otra que sube como la espuma. Esta sociedad navarra ganó 311 millones, obteniendo un beneficio de que se acerca cada vez más a los 6 millones. Para ser una empresa familiar, no está del todo mal. Es destacable el dinero que ha invertido en el último año en mejorar sus plantas de producción, así como la rapidez con las que tomó medidas de adaptación desde que se desató la pandemia para que los españoles no se quedasen sin sus verduras. Son líderes del mercado en guisantes y espinacas, pero se han lanzado hasta al cultivo de productos orientales como los edamames.

En el octavo puesto no podía faltar un clásico de Mercadona, la firma Entrepinares, que lleva más de dos décadas aportando gran variedad de quesos a sus supermercados. Sus ventas alcanzaron los 306 millones de euros, con unos beneficios de más de 12 millones. Eso es rentabilidad. Como gran éxito, su queso viejo tostado está considerado como uno de los mejores del mundo, llegando a a alcanzar el decimotercer puesto en los World Cheese Awards de 2018.

Tras la empresa quesera se sitúa el Grupo Siro, que ha tenido que reinventarse en el último año tras presentar un fondo negativo de 40 millones de euros. Cerró su último ejercicio con unas ventas de 271 millones, traducidos en poco más de 15 millones en beneficio. La compañía era la principal panificadora y productora de galletas para la empresa de Juan Roig, pero ha tenido que desprenderse de la primera etiqueta y especializarse todavía más en la segunda.

¿Quién ha aprovechado la oportunidad de ir de la mano de Mercadona entonces? Pues, perdiendo un pulso de años en los que los valencianos se apoderaron del mercado de bollería que dominaba, Bimbo se hizo con Grupo Siro, en manos del cual perdió parte de su compañía años atrás. Los donuts, principales culpables de todos estos tira y afloja. Actualmente, el 80% de las ventas de Grupo Siro van a Mercadona, un crédito del cual le queda por pagar unos 60 millones aún.

Apuntalando el top-10 está Iparlat, un proveedor histórico que no deja de reinventarse y generar riqueza para Mercadona. Su último movimiento, gracias al cual se han disparado las ventas, ha sido cambiar la receta de sus batidos, reduciendo sus niveles de azúcar en un 30%. Así pues, aparte de los batidos, la empresa guipuzcoana también es responsable de las diferentes leches Hacendado que encontramos en los supermercados la compañía. Sus ventas llegaron hasta los 262 millones de euros, dejando un beneficio de casi un millón y medio. Buenas cifras en un mercado con tanta competencia.

El lado oscuro de la compañía fue desvelado por El Confidencial, que detalló las presiones que la empresa mete a sus ganaderos, cada vez delegándoles más gastos y tareas, como “comprar el pienso, los servicios de calidad o la medicación de las vacas en sociedades dependientes de ellas, dejándoles sin libertad y fiscalizados”.

Fuera de los diez proveedores más importantes, se encuentran otras grandes empresas de confianza para los de Juan Roig como son Cidacos, otro clásico encargado de las conservas vegetales; Huevos Guillén, que produce más de cinco millones de huevos al día; Embutidos Martínez, especialista en cárnicos frescos, y Verdifresh, la marca del Grupo Alimentario Citrus experta en ensaladas preparadas.

Una cadena de producción envidiable que trabaja en la sombra, desde las ‘cloacas’, para que la marca blanca Hacendado crezca al ritmo en que lo hace y sea dominadora absoluta del mercado español en esta categoría. Su rival más cercano es Carrefour, que todavía está muy lejos en la mayoría de los productos.

Más historias que te pueden interesar: