El mercado energético se prepara para un lavado de cara en la UE

·2 min de lectura

El mercado energético de la UE está a punto de cambiar. Tras meses de precios disparados, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado este lunes una "intervención de emergencia" y una reforma del mercado que quiere que se materialice en los próximos meses.

Buenas noticias para España, uno de los países que lleva casi un año impulsando la idea, y que se enfrentó durante meses a la oposición tanto de la Comisión como de Alemania.

La dependencia de Berlín del gas ruso ha suavizado su posición, ya que ahora podría necesitar la solidaridad de sus vecinos. Los líderes de España y Alemania han materializado este martes su acercamiento con un encuentro en la ciudad alemana de Meseberg y dónde España a reiterado su intención de compartir parte de su energía.

"España está dispuesta a utilizar toda su capacidad para ayudar a los países que ahora mismo están sufriendo más la dependencia de Rusia y el chantaje energético de Putin. Hay que recordar que España concentra el 30% de las capacidades de regasificación de toda Europa", ha asegurado en Alemania.

Después de conseguir hace unos meses, la conocida como excepción ibérica con Portugal, España pide ahora más interconexiones con Europa. Algo que se debatirá en la reunión extraordinaria de ministros de Energía de la semana que viene. En el menú, podría haber un tope temporal a los precios de la energía. Pero algunos eurodiputados tienen otras ideas.

"Lo que necesitamos es una especie de cártel de precios, para que todos los países europeos se unan y compren juntos el gas en el mercado mundial. Y así bajar los precios. Porque actualmente todos van de uno en uno y hacen subir los precios porque compiten entre sí", ha defendido el eurodiputado Michael Bloss, de los Verdes.

Con su objetivo de llenar las reservas de gas hasta el 80% casi cumplido, la UE trabaja ahora contrarreloj antes de que el frío llegue a Europa.