El mensaje de Bob Pop sobre visibilizar a los invisibles que todos deberían escuchar

·3 min de lectura
Bob Pop, en 'El Objetivo'. (Photo: LASEXTA)
Bob Pop, en 'El Objetivo'. (Photo: LASEXTA)

Bob Pop ha llegado enfadado este miércoles al plató de El Objetivo, según ha señalado Ana Pastor. El escritor y autor de la serie Maricón Perdido ha hablado de una carrera que se celebró en Barcelona, donde un hombre batió el récord Guinness de maratón empujando una silla de ruedas, la de su madre, que tiene esclerosis múltiple. Bob Pop ha mostrado las imágenes para explicar la importancia de dar visibilidad a la enfermedad.

“Dar visibilidad tiene sentido cuando eres invisible, cuando te sientes invisible”, ha señalado para mostrar que no es solo una expresión: “Al final hace falta mucho esfuerzo para que te vean”.

Bob Pop ya abordó este tema la semana pasada en un hilo de Twitter y, para no repetir lo que ya contó, ha grabado un vídeo, que él describe como una conexión con su yo del pasado:

“Aquí voy yo, en el AVE, con mi silla de ruedas, mi puesto de persona con movilidad reducida al final del vagón, todo bien. Pero, ¿qué pasa?, que además de ir yo aquí, aquí va también el maletero. Yo veo a la gente que va en el viaje, se levanta con el teléfono móvil y digo: ‘Mira qué gente más cívica que se va a la plataforma a hablar por teléfono’. Pero no, se quedan aquí plantados hablando por teléfono. Aquí al ladito, o detrás si vienen cansadas, y ‘raca raca raca’ y yo aquí como si no existiera. Ellos piensan: ‘Aquí son los bultos, aquí no molesto a nadie’. ¿Esto? esto un bulto. ¿Yo? Shakira: sorda, ciega... En fin, una mierda, pinchada en un palo”.

Así de claro ha hablado Bob Pop que, ya con Ana Pastor, ha añadido que hay una cosa que no ha dicho en el vídeo: “Ese hueco donde va la silla, antes de yo subir, la persona de asistencia de Adif siempre tiene que ir para comprobar que la gente no deja ahí sus maletas”.

“La sensación que tengo es que hay quien piensa que los que vamos en silla de ruedas nos quedamos en casa”, ha continuado el escritor.

“Cuando veía el vídeo del chaval empujando la silla de ruedas de su madre pensaba que está esa parte, pero que tampoco tenemos que ser heroicos, épicos ni nada por el estilo. Las personas en silla de ruedas vamos y hacemos nuestras cosas, y a veces nuestra épica es suficiente con trabajar, salir, viajar. Tienen que hacernos sentir visibles. Como un bulto más ahí colocado. Y eso me cabrea y me hace sentirme triste”, ha concluido.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente