Melilla aprueba retirar la última estatua de Franco que sigue en pie, con la abstención del PP

Carmen Rengel
·.
·2 min de lectura

La Asamblea de Melilla ha dado luz verde a la retirada de la estatua de Francisco Franco de la vía pública, una propuesta del Gobierno regional que ha salido adelante con el apoyo de los tres partidos que lo conforman -Coalición por Melilla (CPM), PSOE y Ciudadanos (Cs)- y del diputado no adscrito y expresidente de Vox, Jesús Delgado Aboy.

El Partido Popular, grupo mayoritario de la Asamblea con 10 de sus 25 diputados, se ha abstenido, y Vox, que solo tiene un escaño en la Cámara regional, ha votado en contra.

Los tres partidos del Gobierno han celebrado con aplausos la aprobación de esta propuesta, con la que, según el partido mayoritario del Ejecutivo -CPM- Melilla inicia “ese camino hacia una democracia plena”, pues la estatua “lo único que hacía era mantener a la ciudad anquilosada en el pasado”.

Durante el debate, representantes de PSOE y CPM han afirmado que es “un día histórico” y han hecho un llamamiento al PP para que apoyara la propuesta de retirar la estatua porque no votar, como hizo en comisión, supone “ponerse de perfil” y añadir “el silencio a la inacción” en sus años de Gobierno.

El portavoz popular, Miguel Marín, ha insistido en que no es necesario adoptar este acuerdo en el Pleno al considerar que es competencia del Consejo de Gobierno, para lo que se ha basado en el argumento empleado en la propuesta de que es para cumplir la Ley de Memoria Histórica, y ha lamentado que el Ejecutivo no haya llevado a Pleno medidas ante la “situación crítica” de Melilla por la pandemia.

Además, ha incidido en que la estatua de Franco representa para el PP “a los militares que acudieron al socorro de la ciudad en 1921 para proteger a los melillenses del asedio al que estaba sometido por las tropas de Abdelkrim”, razón por la que el ...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.