Meghan Markle se mete en un berenjenal usando a 'Kill Bill' de gancho

Meghan Markle ha vuelto al trabajo tras el periodo de luto estipulado por la muerte de la reina Isabel II. Lo hizo con un nuevo episodio del podcast que presenta para Spotify, Archetypes, donde analiza, critica y desmenuza diferentes estereotipos femeninos. Y después de tratar diferentes ángulos del problema con ayuda de Serena Williams, Mariah Carey y Mindy Kaling en los tres primeros capítulos, ahora se centró en desenmascarar el estereotipo de la mujer asiática con la figura de la ‘Dragon Lady’ señalando a Hollywood por perpetuarlo a través del cine. Pero, sobre todo, a dos películas en particular: Austin Powers y Kill Bill.

Sin embargo, en este caso se habría metido en un berenjenal innecesario cuando podría haber utilizado otros ejemplos para generar conversación. Básicamente porque está señalando a una película y un personaje como uno de los aportes erróneos del estereotipo perpetuo de la mujer asiática misteriosa y letal, cuando la propia actriz que lo interpreta lo ha defendido públicamente. Y con un argumento de peso que coloca a la duquesa de Sussex en el blanco fácil de las críticas. Como si le hicieran falta más…

LONDRES, INGLATERRA - 3 DE JUNIO: El príncipe Harry y Meghan Markle, duque y duquesa de Sussex llegan para un servicio de acción de gracias por el reinado de la reina Isabel II en la Catedral de San Pablo en Londres, el viernes 3 de junio de 2022 en el segundo de cuatro días de celebraciones con motivo del Jubileo de Platino. Los eventos durante un largo fin de semana festivo en el Reino Unido están destinados a celebrar los 70 años de servicio del monarca. (Foto de Matt Dunham - WPA Pool/Getty Images)
LONDRES, INGLATERRA - 3 DE JUNIO: El príncipe Harry y Meghan Markle, duque y duquesa de Sussex llegan para un servicio de acción de gracias por el reinado de la reina Isabel II en la Catedral de San Pablo en Londres, el viernes 3 de junio de 2022 en el segundo de cuatro días de celebraciones con motivo del Jubileo de Platino. Los eventos durante un largo fin de semana festivo en el Reino Unido están destinados a celebrar los 70 años de servicio del monarca. (Foto de Matt Dunham - WPA Pool/Getty Images)

En su intento por señalar el estereotipo de la mujer asiática dominante, misteriosa y letal, más conocido por el término ‘Dragon lady’ desde los años 1930s, Megan Markle explicó que al haber crecido en Los Angeles siempre fue consciente de la diversidad cultural que le rodeaba. Sobre todo cuando exploraba el barrio de Little Tokyo o se relajaba con su madre en spas coreanos. Sin embargo, admitió que no era consciente de los estigmas y prejuicios que navegaban las mujeres asiáticas en la cotidianidad de sus días, señalando como un factor influyente al estereotipo perpetuado por la gran pantalla.

Películas como Austin Power y Kill Bill presentaron estos personajes de mujeres asiáticas con frecuencia sobre sexualizados o agresivos” apuntaba en el podcast. “Y no son solo esos ejemplos, hay muchos más… Esto se ha filtrado en gran parte de nuestro entretenimiento. Pero este estereotipo tóxico de las mujeres de ascendencia asiática no termina una vez que aparecen los créditos”.

Al citar estos títulos estaría haciendo referencia a las gemelas sobre sexualizadas Fook Yu y Fook Mi en la comedia de Mike Myers y a la letal líder Yakuza, O-Ren Ishii, que Lucy Liu protagonizó en Kill Bill. Sin embargo, la propia actriz de ascendencia asiática rechazó esta crítica en el pasado con un argumento de peso que contradice el ejemplo que Markle quiso hacer con la película.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Cuando Teen Vogue publicó un ensayo dedicado a la crítica del mismo estereotipo en 2021, utilizando al personaje como ejemplo contemporáneo de la Dragon Lady , Lucy Liu contraatacó. En el artículo se definía al estereotipo como una mujer “astuta y engañosa” que “usa su sexualidad como herramienta poderosa de manipulación, pero con frecuencia es emocional y sexualmente fría y amenaza la masculinidad”. Una descripción que, para cualquiera que haya visto Kill Bill está resumiendo a todos los personajes femeninos que pasan por la historia.

Sin embargo, el texto señalaba a O-Ren como ejemplo, despertando la necesidad de la actriz de contextualizar el asunto para que ni su personaje ni la película se convirtieran en representación generacional de un estereotipo que, en realidad, cuenta con cientos de ejemplos a lo largo de la historia del cine. Lo hizo con su propio artículo de opinión en Washington Post criticando el sinsentido del ejemplo, dado que Quentin Tarantino había creado una película de acción plagada de personajes femeninos con las mismas características.

Kill Bill cuenta con otras tres asesinas profesionales femeninas además de Ishii. ¿Por qué no señalar a Uma Thurman, Vivica A. Fox o Daryl Hannah como una dragon lady?” preguntaba la actriz en el texto. “Solo puedo concluir que es porque no son asiáticas. Podría haber llevado un esmoquin y una peluca rubia pero aun así me hubieran etiquetado como dragon lady debido a mi origen étnico”.

Kill Bill fue una película que derrochaba estereotipos de acción femeninos desde el ángulo de la femme fatale, del villano sobre teatralizado con muchas referencias y homenajes al cine de samuráis. Pero eran todas las mujeres de la historia las que cargaban con la imagen de figura letal y sangre fría. Es cierto que O-Ren transmitía la serenidad y concentración típica de los personajes letales del cine que se creen invencibles y que, con frecuencia, hemos visto en figuras asiáticas pero no por eso la definiría como un estereotipo racial. Además, Quentin Tarantino aportó contextualización explicando una infancia marcada por el trauma y la violencia que explicaba su apariencia de sangre fría.

Sin embargo, en este caso estamos hablando de la actriz que interpretó al personaje. Una mujer de ascendencia asiática que conoce las consecuencias que este estereotipo ha tenido en su cultura y en su propia carrera. Porque si hablamos de ejemplos modernos de Dragon Ladies entonces me viene a la mente el papel que la misma Lucy Liu interpretó en cuatro temporadas de Ally McBeal, una abogada fría, competitiva, letal en el juzgado y sexualmente agresiva que prácticamente nunca sonreía. Es decir, no hace falta únicamente buscar ejemplos en el cine mainstream o recurrir a títulos que generen conversación, como parece haber hecho Megan Markle al mencionar a Kill Bill para encontrar ejemplos claros. Los hay en abundancia a lo largo de la historia.

A lo largo del podcast la duquesa contó con invitadas que conocen el tema a fondo, como la actriz Margaret Cho y la periodista Lisa Long, que le ayudaron a explicar, analizar y exponer el estereotipo. Sin embargo, la referencia a Kill Bill fue algo que apuntó Megan Markle, recurriendo a un ejemplo que ya fue desbancado con un argumento de peso por la propia actriz que lo interpretó. Se puede comprender que como presentadora de un podcast que busca generar conversación social y cultural, Megan Markle haya recurrido a títulos que capten la atención. Pero para tratarse de una figura mediática a la que los tabloides observan con lupa, sobre todo los británicos, personalmente le hubiera asesorado que buscara ejemplos que no la metieran en la boca del lobo tan fácilmente.

Más historias que te pueden interesar: